“Lo asesinaron para que resucitara como vampiro”

Omar, Gustavo e Iveth ofrecieron a Edwin ingresar a su secta; con base en libros hicieron un rito, pero al ver que la víctima no revivía, intentaron hacerla pasar como una más del narco.
Policías resguardan el cuerpo abandonado por los satánicos.
Policías resguardan el cuerpo abandonado por los satánicos. (Especial)

A las 6:30 horas del pasado 1 de marzo se notificó al radioperador de la Policía Estatal Única (PEU) de Chihuahua sobre el hallazgo de una persona cubierta con dos bolsas de plástico negras, atadas con cinta transparente que fue arrojada en la esquina de las calles Segunda y Manuel Doblado, de la capital.

Peritos confirmaron que se trataba de un hombre con lesiones en el rostro y heridas en el cuello.

Después, el médico forense estableció que la víctima murió a causa de una luxación de cervicales por estrangulamiento.

Las autoridades comenzaron las investigaciones y con base en las declaraciones de algunos testigos se supo que la víctima era Edwin Miguel Juárez Palma, de 24 años, quien vivía en la colonia Riveras de Sacramento y laboraba en un restaurante de la Plaza de la Tecnología.

Además, proporcionaron información valiosa para establecer los lugares que frecuentaba, con lo que concluyeron que el crimen se cometió en el interior de un cibercafé, ubicado en la calle Manuel Doblado, número 10.

Hurgando en redes sociales, agentes determinaron que ese día Edwin se reunió en el negocio Frick Shop con Omar Sánchez García, El Osiris (originario de Oaxaca y dueño del local), de 25 años; Gustavo Adolfo Dorantes Dorantes, empleado del cibercafé, e Iveth Nayeli López Hernández, estudiante, ambos de 18 años.

Estos tres, junto con otro sujeto, quien ya está plenamente identificado y es buscado por la fiscalía estatal, son practicantes del satanismo.

El día de los hechos le dijeron a Edwin que le harían un rito de iniciación para que ingresara a la secta Los hijos de Bafamed l, pero sin hacerle saber que sería sacrificado.

Entonces lo sujetaron de las manos, lo golpearon y le provocaron heridas con una botella de vidrio.

Al parecer, el ritual estuvo basado en un libro de culto satánico. Sin embargo, cuando los responsables se dieron cuenta que no podían revivir a Edwin decidieron hacer pasar el caso como si estuviera relacionado con el narcotráfico.

Por eso envolvieron el cuerpo con bolsas negras y lo abandonaron en un punto elegido al azar.

Autoridades obtuvieron una orden de cateo para ingresar al local, donde los agentes investigadores y peritos encontraron en el baño rastros de sangre, que los responsables trataron de borrar con detergente y cloro.

La evidencia fue procesada en química forense y dio positivo con la víctima.

"Los responsables creían que iniciaban al joven en un rito para que resucitara como vampiro", refirió Pablo Ernesto Rocha, titular de la PEU en conferencia de prensa realizada ayer.

Reveló que de acuerdo con las primeras declaraciones de los inculpados, ese día no estaban drogados y Edwin ya sabía de lo que se trataba el rito, pues le aseguraron que iba a revivir.

Aseguraron que la secta Bafamed l solamente es formada por ellos y que han leído libros de satanismo, que son elegidos para tener el poder absoluto.

El funcionario precisó que los tres detenidos serán presentados hoy ante un juez y que de ser hallados culpables pueden alcanzar una pena de hasta 40 años de prisión.