No llegaron a su local de pescado en La Viga

Sujetos armados con cuchillos asesinan a 5 de una familia de comerciantes, dejan vivo a un bebé y huyen en una camioneta.
El retiro de los cuerpos de la casa en la colonia La Perla.
El retiro de los cuerpos de la casa en la colonia La Perla. (Juan Gabriel Ortega)

Nezahualcóyotl

Cuatro adultos y una niña de dos años, integrantes de una familia, fueron asesinados a cuchilladas en su casa en la colonia La Perla, de Nezahualcóyotl, Estado de México.

Los homicidas dejaron vivo a un bebé de tres meses y huyeron en una camioneta, la cual fue encontrada en los límites de los municipios de Ixtapaluca y Los Reyes La Paz.

Juan Cervantes, de 70 años, pariente de las víctimas, solicitó el apoyo de los cuerpos de emergencia de Neza, porque tenía más de un día sin localizar a sus familiares y no los vio en el local que tenían en el mercado de La Viga, en el Distrito Federal.

Entonces elementos de la Policía Municipal de Proximidad, arribaron a la casa ubicada en la calle Poniente 27, número 447, de la colonia La Perla.

Con autorización del señor Juan, los agentes ingresaron al domicilio y encontraron en el patio a Delfino Vázquez Lozano (cuñado del solicitante), de 53 años, y su hijo Iván Vázquez Cervantes, de 24, muertos con heridas de arma blanca.

De inmediato pidieron apoyo del cuerpo de Rescate Municipal. En minutos llegaron las unidades RM-105, al mando del paramédico Carlos Márquez, y la RM-107, coordinada por Mireya Gómez, quienes confirmaron la muerte de los dos varones.

Al recorrer la casa, en la sala localizaron el cuerpo de la señora Georgina Cervantes Andrade (esposa de Delfino), de 50 años, también con lesiones de cuchillo.

En una recámara del primer piso estaba el cadáver de Ingrid Serrano (esposa de Iván), de 22 años, y cerca el de Sofía Vázquez Serrano, de solo 2. Ellas también ultimadas a puñaladas.

Más adelante, en otro cuarto había una cuna, donde hallaron a Adrián Cervantes Serrano, un bebé de tres meses y único sobreviviente en este hecho.

Según familiares, la familia Vázquez Cervantes se dedicaba a la venta de pescado desde hace muchos años tenían y no tenían problemas con nadie. Su rutina era salir a la una de la mañana al mercado, pero el miércoles no lo hicieron.

Manifestaron su sospecha de que los responsables conocían a las víctimas, pues entraron a la casa sin forzar las puertas, no robaron y huyeron en una camioneta, que ya fue localizada.

Hasta el cierre de esta edición se desconocía el móvil del multihomicidio. Los cuerpos fueron llevados al Centro de Justicia de La Perla, para practicarles la necropsia de ley.

La procuraduría del Estado de México inició una investigación y, según los primeros resultados, fueron varios hombres los que ingresaron al domicilio.

Entre las líneas a indagar, el robo, el crimen organizado o algún problema derivado de las actividades de los occisos.