Matan a 2 hermanos secuestrados en rancho de SLP

Los cuerpos fueron encontrados el viernes, presentaban diversos golpes y heridas por armas de fuego, siendo identificados por su madre quien días antes había presentado una pesquisa para localizarlos.
Se encontraron tres casquillos percutidos de arma de fuego tipo 'cuerno de chivo' o AK-47.
Se encontraron tres casquillos percutidos de arma de fuego tipo 'cuerno de chivo' o AK-47. (Imelda Torres)

San Luis Potosí

Dos hermanos fueron asesinados a sangre fría con armas conocidas como 'cuerno de chivo' o AK-47 y sus cuerpos fueron encontrados en un rancho, esto en el municipio de Cedral.

La Policía Ministerial del Estado informó que los cuerpos fueron encontrados el viernes y presentaban diversos golpes y heridas por armas de fuego, siendo identificados después por su madre quien días antes había presentado una pesquisa para localizarlos.

La localización fue dentro del rancho particular "Los Judiciales" ubicado entre la comunidad El Blanco y el basurero de este municipio ubicado en la zona Altiplano de San Luis Potosí.

Los jóvenes de 24 y 25 años de edad se llamaban Víctor Manuel y Jaime de Jesús de apellidos Rodríguez Martínez, que tenían su domicilio en las colonias Las Cumbres y Juárez en Matehuala.

Personal de la Secretaría de la Defensa Nacional informó que hacía tres días que mediante una llamada telefónica les informaban de dos personas de sexo masculino secuestradas en el rancho Los Olivos, indicándoles a la vez que al parecer se encontraban cerca de los basureros del municipio de Cedral.

De inmediato iniciaron la búsqueda entre las comunidades señaladas, hasta un sitio altamente despoblado donde avistaron unos techos de lámina y fue a unos 50 metros de esta construcción, entre la maleza, donde encontraron los cuerpos de las víctimas uno sobre el otro.

Agente del Ministerio Público, Policía Ministerial del Estado y Peritos de la Subprocuraduría de Justicia en Matehuala, acudieron al lugar de los hechos e iniciaron las investigaciones, certificando que uno de los cuerpos estaba maniatado y el otro tenía expulsión de la masa encefálica por probable disparo de arma de fuego, así como varios golpes.

Al realizar una revisión al interior de una de las construcciones de la finca, en una esquina se localizó una mancha en color rojo al parecer sangre, lugar en el cual se presume fueron privados de la vida, encontrándose además tres casquillos percutidos de arma de fuego tipo AK-47, por lo que los cuerpos fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense para la necropsia.

Al lugar acudió una mujer y otros familiares, quienes pasaron a ver los cadáveres y con gran consternación se dieron cuenta que eran los que buscaban.