Los tres disparos en la Unitec de Iztapalapa

El pasado 9 de febrero un sujeto disparó contra dos jóvenes que se encontraban en las afueras del plantel Sur de la Unitec. Hasta el momento la identidad del agresor se desconoce.
Los agresores huyeron del lugar, mientras que Elizabeth y Sebastián fueron trasladados a un hospital en la ciudad.
El agresor huyó del lugar, mientras que Elizabeth y Sebastián fueron trasladados a un hospital en la ciudad. (Tomada de Twitter/@ebaneishon)

Ciudad de México

"¡Dame el celular, dame el celular!", gritó el hombre de la chamarra verde antes de accionar su arma en la cara de Elizabeth Vitela.

Son casi las ocho de la noche del martes 9 de febrero. Las clases en la Unitec campus Sur ya terminaron, Elizabeth platica con Sebastián Mancilla y con Daniela, la estudiante que cuenta esta historia.

Los tres jóvenes fuman un cigarro sentados en una banca afuera de la universidad ubicada en la colonia Granjas Esmeralda de Iztapalapa y en un segundo la escena cambia:

Elizabeth está bañada en sangre. El asaltante no se da cuenta que la joven le aventó el celular, por lo que la abraza y sin decir una palabra dispara por segunda vez su calibre .22 contra la cara de la estudiante.

No lo supo en ese momento, pero uno de los dos disparos que recibió en el rostro estuvo a dos milímetros de tocar una vértebra y "dejarla inválida", narró Daniela, la estudiante que estuvo con ella y Sebastián durante el asalto.

Un tercer disparo salió del arma y perforó el pecho de "Bora", como llaman sus amigos a Sebastián.

Daniela, la testigo, recuerda que corrió a la escuela para pedir ayuda. En entrevista telefónica, dice que un policía la acompañó a donde estaban sus amigos.

Los estudiantes ensangrentados imploraban ayuda. Vitela estaba de pie, pero en shock, no podía hablar, solo gesticulaba y mostraba la sangre que bañaba su ropa; mientras "Bora" yacía tirado en la jardinera con la mano en el pecho: "no puedo respirar", decía.

"No te duermas, no me puedes dejar", le pedía Daniela a "Bora", a quien, con ayuda de otro amigo, levantaron para que no perdiera el conocimiento.

Ante el caos que se vivía en la zona. Varios curiosos llegaron al lugar y momentos después una ambulancia acudió para atender a los heridos.

Una vez en la ambulancia, Vitela perdió el conocimiento cuando circulaban sobre Ermita, mientras "Bora" lo hizo poco antes de llegar al Hospital General Xoco.

A las 4:30 horas, ambos jóvenes seguían sin ser atendidos en el hospital, dijo el novio de Vitela a la testigo.

Daniela, quien pidió que se le cambiara el nombre por cuestiones de seguridad, afirma que ninguno de los jóvenes fue operado y que fueron dados de alta.

A Vitela le dejaron una bala en el pómulo, por miedo a que los médicos llegaran a tocar la vértebra que anteriormente amenazaba con dejarla inválida, afirmó Daniela.

Un funcionario de la Procuraduría General de la República confirmó a Milenio que la noche del 9 de febrero dos jóvenes habían sido baleados por un hombre a las afueras de la Unitec campus Sur.

El último comunicado de la universidad ofrecía el apoyo a los familiares para colaborar en las investigaciones.