“Estoy arrepentido y ya me voy a portar bien”

La procuraduría de Tamaulipas detuvo a Efraín Torres por el plagio, violación y asesinato de una niña de Nuevo León.
"El Loco", flanqueado por policías ministeriales antes de ser recluido.
"El Loco", flanqueado por policías ministeriales antes de ser recluido. (Noel Vergara)

Tamaulipas

Al momento de su captura, Efraín Torres Fuantos, El Loco, prometió: “Ya me voy a portar bien”, y dijo estar arrepentido de quitarle la vida a la niña Melany Viridiana Gómez Ramón.

El sujeto fue capturado en Ciudad Madero, Tamaulipas, por elementos de la Policía Federal Investigadora, luego de que la procuraduría de esta entidad confirmó que era el responsable del asesinato de la menor, ocurrido en julio pasado en un domicilio cerca de Playa Miramar.

Alrededor del mediodía los efectivos de seguridad localizaron a El Loco y cumplimentaron la orden de aprehensión que giró el juez tercero penal por los delitos de de secuestro, violación y homicidio calificado contra la niña de 7 años, originaria de Guadalupe, Nuevo León.

Sin oponer resistencia, el sujeto fue trasladado a la oficina de la Policía Ministerial del Estado, donde se le hizo el documento de internado y fue enviado a la cárcel municipal de Ciudad Madero, a una distancia aproximada de dos kilómetros.

Al salir de la base ministerial, un elemento lo abrazó por encima del hombro mientras caminaban.

—Pórtate bien, ya no hagas desmanes —le aconsejó el oficial.

—¿Cómo están los animalitos?... Sí, ya me voy a portar bien. Nada más les encargo los animalitos —le contestó Torres Fuantos a su custodio.

Fue presentado ante los medios para ser fotografiado, para luego ser trasladado a la cárcel municipal, en espera de que un juez resuelva su situación jurídica.

Sin mostrar violencia, El Loco, de 33 años, fue sentado en la banca de la barandilla, mientras los federales mostraban la documentación al oficial de guardia. Fue en ese instante en que habló Efraín.

“Solo recuerdo que el demonio me despertó y me metí a sacarla, para traerla a un lugar... no sé, estaban dormidos. Trató de despertarse, la agarro y me la llevo al monte. Le bajé los pantalones y le metí mis partes nobles”, confesó.

Añadió que “anduve ahí atrás del monte, ahí me escondí. Me arrepiento. Estoy arrepentido, en serio. Es que siempre me pegan en el mercado y andaba drogado con resistol”.

Después, los elementos de la Policía Estatal presentes, sin registrarlo, lo condujeron a la celda de consignados, donde ingresó junto con otros detenidos.

Torres Fuantos quedó a disposición del juez Ricardo Silva, quien cuenta con 72 horas para resolver su situación jurídica. Si encuentra los elementos suficientes para culparlo le dictará auto de formal prisión o de lo contrario será puesto en libertad.

Se le aplicarán pruebas médicas para determinar si puede ser juzgado o enviado a un hospital psiquiátrico, pues padece de sus facultades mentales.

Previamente, la procuraduría estatal informó que Fuantos fue quien asesinó durante la madrugada del 18 de julio a Melany Viridiana Gómez Ramón, quien viajó desde Nuevo león a Ciudad Madero, para pasar unas vacaciones junto a
su familia.

El cuerpo de la menor fue localizado un día después en un terreno propiedad de la Secretaría de Marina.