Las evidencias que desmienten la “verdad histórica”

El Equipo Argentino de Antropología Forense presentó un informe basado en evidencia científica tomada del basurero de Cocula con el que rechazan la versión de que los 43 fueron incinerados ahí.
El Equipo Argentino de Antropología Forense presentó un informe basado en evidencia científica tomada del basurero de Cocula con el que rechazan la versión de que los 43 fueron incinerados ahí.
El Equipo Argentino de Antropología Forense presentó un informe basado en evidencia científica tomada del basurero de Cocula con el que rechazan la versión de que los 43 fueron incinerados ahí. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El Equipo Argentino de Antropología Forense presentó un informe basado en evidencia científica recabada en el basurero de Cocula, Guerrero, con el que se rechaza la versión de que los 43 normalistas fueron incinerados ahí. Como parte de las evidencias, el equipo presentó fotografías satelitales del basurero, restos óseos, análisis de vegetación y casquillos.

Los peritos argentinos realizaron la investigación forense del 27 de octubre al 6 de noviembre de 2014 en el basurero de Cocula en la que se concluye que los 43 estudiantes de Ayotzinapa no fueron incinerados ahí.

Las fotografías

Con el análisis de las imágenes satelitales de 2005 a 2015 del basurero de Cocula, que Human Rights Watch y UNITAR-UNISAT proporcionaron a los peritos, determinaron:


  • Que ese espacio es utilizado como basurero desde 2005.
  • Que en el basurero de Cocula hubo varias quemas de 2010 en adelante.
  • Ubicar la zona específica donde se realizaban quemas dentro del basurero en los últimos 3 años, la cual coincide con el espacio donde se encontraron restos óseos.


Las plantas y árboles

Los peritos recolectaron y analizaron 20 plantas que se encontraban en la zona de la quema, así como 17 tocones (troncos) y ramas de árboles que rodeaban la zona donde se encontraron los restos óseos incinerados, evidencia con la que concluyeron:


  • De las 20 plantas: 19 no tenía muestras de exposición al fuego y solo 1 tenía daños leves provocados por éste. Las 20 siguieron creciendo después de la quema, por lo que de haber existido un incendio para incinerar a 43 personas, estas plantas habrían sido seriamente afectadas por el fuego o el calor y deberían tener señales de deterioro o haber detenido su desarrollo.
  • Solo uno de los tocones que se encontraban en la zona de la quema mostró una alteración mínima por fuego.
  • La ausencia de daños en las plantas y el daño mínimo encontrado en la vegetación cercana a la zona de los restos calcinados no es consistente con el daño esperado en la incineración de 43 cuerpos.


Los restos óseos

Los peritos encontraron en el basurero de Cocula miles de fragmentos óseos, algunos de animales, otros de humanos y otros que no pudieron identificar, afectados en distintos niveles por exposición al fuego. Luego de analizarlos, concluyeron:


  • Que los restos óseos pertenecen al menos a 19 individuos diferentes, que es el número mínimo estimado de personas ubicadas por las piezas de huesos, pero su daño no permitió tener información para determinar su identidad.
  • El único resto óseo identificado es el que la Universidad de Innsbruck dijo pertenece al normalista Alexander Mora y fue hallado por la PGR en una bolsa en el Río San Juan, por lo que no existen elementos científicos suficientes para vincular los restos hallados en el basurero de Cocula y los recuperados en la bolsa.
  • Se encontraron dos prótesis dentales dentro de las piezas óseas analizadas pertenecientes al menos a una persona diferente a los 43 normalistas, pues según testimonios de sus padres ninguno de los estudiantes tuvo tratamiento odontológico.


Los casquillos

Los peritos analizaron 138 piezas balísticas recolectadas en el basurero de Cocula, con las que concluyeron:

  • De las 138 piezas: 132 son casquillos de diferentes calibres, 4 son fragmentos de bala y 2 son balas completas.
  • En el basurero intervinieron al menos 39 armas de fuego, de diferentes años y calibres, la mayoría armas largas: 2 fusiles calibre 762, 4 pistolas o subametralladoras calibres 9 mm, 8 pistolas .22 y 25 fusiles calibre .223 o .556, información que no coincide con las declaraciones de los detenidos por la PGR, quienes niegan haber utilizado armas largas.
  • Los casquillos tenían diferentes grados de oxidación o deterioro, lo que indica que pudieron haber sido depositados en el basurero en distintos periodos de tiempo.
  • Sólo se encontraron cuatro fragmentos de bala, número que es notoriamente menor a los 132 casquillos que estaban en el basurero.
  • La PGR dijo haber encontrado 41 casquillos todos juntos entre dos rocas ubicadas en una zona ya inspeccionada por ambos grupos de peritos que, además, era usada para descender y ascender al basurero, lo que indica que éstos fueron colocados por alguna persona en ese lugar y no fueron disparados.