Culpan del ataque a hijo de Andrómeda

Los defensores oficiales de la mujer que presuntamente asesinó a sus dos hijas, trataron de desligarla de los hechos responsabilizando a su hijo de siete años de edad, quien sobrevivió a la tragedia.
El infanticidio ocurrió el 7 de septiembre del año pasado en la colonia Rincón de Cumbres.
El infanticidio ocurrió el 7 de septiembre del año pasado en la colonia Rincón de Cumbres. (Archivo)

Monterrey

Como lo ordenaron los magistrados del Segundo Tribunal Colegiado, se inició de nuevo el procedimiento judicial en contra de Andrómeda Elisa Cordero Flores por haber asesinado a sus dos hijas e intentar hacer lo mismo con su hijo varón.

La sospechosa volvió a quedar vinculada a proceso, pero en esta ocasión, sus defensores oficiales trataron de desligarla de los hechos responsabilizando al pequeño, de siete años de edad, que sobrevivió a la tragedia.

En una audiencia privada que se celebró este miércoles, la presunta homicida fue presentada ante el juez de control, Arturo Reyes Arroyo, quien la consideró probable responsable del doble homicidio calificado y de homicidio calificado en grado de tentativa.

Antes de resolver la situación legal que debe enfrentar Cordero Flores, el juzgador le aclaró que tenía el derecho de declarar en relación a los hechos del 7 de septiembre de 2015.

Por recomendación de sus defensores públicos, Julio Balandrano y Claudio Rodríguez, la presunta homicida de nueva cuenta se negó a declarar.

Aunque en la diligencia sólo estuvieron presentes las partes que intervienen en la investigación de la carpeta judicial, trascendió que los defensores oficiales trataron, con diversos argumentos, de acreditar la inocencia Andrómeda Elisa y de atribuirle la responsabilidad a otra persona que se encontraba en el domicilio al momento de los hechos y quien es, precisamente, su hijo, quien en ese entonces tenía seis años y se convirtió en el testigo clave de la tragedia.

Después de escuchar todos los alegatos, el juzgador consideró que la fiscalía reunió suficientes pruebas para sostener la acusación que le hizo a Andrómeda Cordero, por lo que ordenó su permanencia en el penal del Topo Chico.

Fue la semana pasada cuando los magistrados de dicho tribunal federal ordenaron la reposición de todo el procedimiento a Cordero Flores, porque sus defensores argumentaron que le violentaron sus derechos al presentarla ante un juez de control, cuando se encontraba bajo los efectos de diversos medicamentos.