Problemas de Anastasia comenzaron en la prepa: papá

La policía descubrió en Tijuana los cuerpos de Yuliya Masney y Valeria Lechtchenko, madre y hermana de Anastasia Lechtchenko, quien es la principal sospechosa del asesinato.

Ciudad de México

El 10 de junio, la policía descubrió los cuerpos de una mujer y una niña en Tijuana, Baja California. Se trataba de Yuliya Masney, de 45 años y Valeria Lechtchenko, de 12 años, madre e hija.

Los vecinos de la colonia Playas de Tijuana habían reportado a las autoridades que del estacionamiento de la casa de los Lechtchenko Masney salía un fuerte hedor.

Al llegar al lugar, la policía encontró los cuerpos desmembrados de Yuliya y Valeria en bolsas de plástico.

Los primeros interrogados por la Procuraduría de Baja California fueron Igor Lechtchenko, ex esposo de Yuliya y padre de Valeria, y Anastasia, hija de Yuliya. Al no encontrar ningún elemento que los vincularan al crimen, los liberaron.

Días después, Anastasia confesó el crimen a una amiga, a su novio y a un defensor de oficio pero no fue detenida inmediatamente porque la juez encargada de su caso se equivocó en el trámite; pidió una sentencia y no una orden de aprehensión, según el subprocurador contra la Delincuencia Organizada de la Procuraduría de Baja California, José María González Martínez en entrevista con Joaquín López Dóriga para Grupo Fórmula.

González Martínez informó el 19 de junio que la joven había sido detenida en una playa del estado y que, en su defensa, argumentó que Yuliya y Valeria practicaban brujería en su contra.

Circo, divorcio y problemas

Igor Lechtchenko es originario de Moscú, Rusia. Llegó a Reynosa, Tamaulipas en 1991 y trabajó en el Circo Ruso, donde conoció a Yuliya Masney, quien nació en Omsk, Rusia.

En 1995 abandonaron los espectáculos circenses con el propósito de establecerse en San Luis Potosí y formar una familia. Un año después nació Anastasia, quien según imágenes, se parece físicamente a su madre.
 

En 2001, la familia Lechtchenko Masney se mudó a Tijuana, Baja California donde Igor entrenaba gimnastas en el Centro de Alto Rendimiento; dos años más tarde nació su segunda hija, Valeria. Tiempo después, Igor y Yuliya se separaron.

Según investigaciones de la Procuraduría de Baja California, los problemas entre Anastasia y su familia comenzaron en 2010. Conforme pasaban los años, la relación entre la hija mayor de los Lechtchenko Masney y Yuliya era cada vez más tensa.

Anastasia escapó tres veces de casa y, en una ocasión, la policía la encontró en Sinaloa en compañía de unos amigos, pero ya no podían forzarla a regresar a casa porque ya había cumplido la mayoría de edad.

Desde septiembre de 2014, la joven buscaba trabajo. Así lo muestra su cuenta de Facebook, donde pregunta a sus amigos dónde puede obtener una oportunidad laboral sin necesitar credencial de elector y con un sueldo "no tan bajo".

En entrevista con Joaquín López-Dóriga, Igor describió a Anastasia como una niña "muy bonita, muy preciosa, era una princesa; cuando terminó la secundaria y entró a preparatoria, ahí empezaron los problemas. Desapareció, la andaban buscando, cuando regresó, estaba mal. La internamos en un centro de rehabilitación".

Lechtchenko explicó que el 1 de junio él recogió del centro de rehabilitación a Anastasia y que la vio "mucho mejor". Días después ocurrió el crimen.

Si se comprueba que ella asesinó a su madre y su hermana, la joven de 19 años podría pasar 80 años en la cárcel, según informó el subprocurador contra la Delincuencia Organizada de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California, José María González Martínez.