Juez niega amparo a empresa minera

Un juez federal negó un amparo a la empresa Minas de la Alta Pimería ya que pretendía pagar por la extracción de oro en cuatro estados del país un precio equivalente al cabrón. 

Ciudad de México

Un juez federal frenó las pretensiones de la empresa Minas de la Alta Pimería, la cual se dedica a la extracción de oro en cuatro estados del país y es propiedad del consorcio canadiense Goldcorp, que buscaba pagar los derechos que le corresponden por uso y aprovechamiento de bienes de dominio público, por unidad de medida, es decir, por lo que vale un kilo carbón.

El juez negó el amparo a la compañía y determinó que el cobro que se realiza a las empresas concesionarias de la extracción del referido mineral precioso, es congruente e incluso mínimo, en relación con el daño que se genera en el territorio nacional con motivo de la extracción desmedida y sin limitación alguna que hacen las empresas extranjeras de esos minerales.

Minas de la Alta Pimería alegó que debía pagar por unidad de medida y no por el valor del mineral; es decir, que debía tasarse igual un kilo de oro que un kilo de carbón, lo que llama la atención, ya que la peticionaria de amparo se dedica a la extracción de oro.

Asimismo, impugnó la Ley Federal de Derechos y aportó dos copias certificadas ante notario público. En la primera, se aprecia que cubrió el pago de un peso, por concepto de derechos, productos y aprovechamientos y, en el segundo documento, por el mismo concepto, pagó la cantidad de 3 millones 90 mil 006 pesos.

José Francisco Pérez Mier, titular del juzgado Séptimo de Distrito en el Estado de Sinaloa, rechazó amparar a la empresa y le ordenó pagar los derechos que corresponden por el uso y aprovechamiento de bienes de dominio público, en virtud de que los ordenamientos en la materia son constitucionales, no violan los principios de proporcionalidad y equidad alegados, ni tampoco vulneran derecho humano alguno.

Con base en criterios jurisprudenciales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la constitución, el juez resolvió que la quejosa, a saber una sociedad minera, debe cubrir el pago de derechos por el uso y aprovechamiento de los minerales extraídos en suelo propiedad nacional, atendiendo a la naturaleza del oro como mineral no renovable.
La sentencia puntualiza que el pago de derechos a que están obligadas las empresas dedicadas a la extracción de oro, plata y platino, se encuentra plenamente justificado, ya que su extracción, en particular del oro, por regla general se realiza en minas a cielo abierto, lo que ocasiona un grave deterioro del medio ambiente, así como la destrucción y desaparición de las montañas, al igual que de la flora y la fauna que habita en ellas.
La resolución subraya que con los ingresos que se obtengan es factible desarrollar a las comunidades indígenas que habitan en las zonas donde se ubican las minas.