Alcalde de Cocula, una pieza clave en caso Iguala

César Peñaloza Santana ha sido detenido dos veces por la PGR para que declare sobre los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, ya que sus policías se los entregaron a criminales.
El presidente municipal de Cocula, César Miguel Peñaloza Santana.
El presidente municipal de Cocula, César Miguel Peñaloza Santana. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

A las 16:30 horas del 5 de junio de 2013, César Miguel Peñaloza Santana, alcalde de Cocula, viajaba en un vehículo sobre la carretera estatal Nuevo Balsas- Cocula cuando un comando comenzó a dispararle desde un cerro.

Esa tarde él salió ileso, pero el policía que lo acompañaba quedó herido. El presidente municipal iba a entregar apoyos a personas de escasos recursos en el poblado de Las Mesas.

Peñaloza Santana tiene 44 años y es licenciado en Educación Física por la Escuela Superior de Educación Física y en inglés por el Centro de Actualización del Magisterio, según su cuenta de Facebook.

Fue miembro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y asesor Técnico Pedagógico en la Inspección de Educación Física 08.

"Soy miembro del PRI desde 1988 y desde entonces he tenido cargos importantes dentro del partido. Formé parte del Frente Juvenil Revolucionario de Cocula, y hasta el 2006 fui secretario general de la CNOP", escribió en la red social. Hasta que en 2012 ganó las elecciones para alcalde.

El municipio a cargo de Peñaloza Santana parece tranquilo si se consideran las denuncias de enero a noviembre que se llegaron a reportar al Sistema Nacional de Seguridad Pública en esa región de 14 mil 707 habitantes: nueve robos, tres homicidios dolosos y dos culposos, un secuestro y ninguna extorsión.

Sin embargo, el municipio tiene antecedentes delictivos. A inicios de 2013, 14 habitantes de la comunidad de Apipululco fueron secuestrados.

El alcalde Peñaloza dijo que por algunos pidieron rescate, otros regresaron cuatro meses después de estar trabajando en los sembradíos de la sierra y otros más se quedaron a trabajar para los criminales.

Poco después, la madrugada del 30 de junio de 2013, unos 50 hombres armados a bordo de camionetas llegaron a varias casas de Cocula y levantaron a 17 personas.

Hoy el gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, precisó que son alrededor de 27 jóvenes desaparecidos en esa ocasión. Aclaró que ocurrió el 2 y 3 de julio de 2013.

Más de un año después, el 26 de septiembre, policías de Iguala entregaron a los de Cocula a 43 normalistas de Ayotzinapa y después se los dieron a integrantes de Guerreros Unidos, quienes al parecer los asesinaron y calcinaron en un basurero municipal, según investigaciones de la PGR.

Además, la PGR reveló recientemente que el líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado, "corrompió y se apoderó de las policías municipales de Iguala y Cocula".

El alcalde dio su versión el 15 de octubre a los medios: "Ellos (los policías) entregan un reporte semanal, en ése no precisan si participaron. Siempre ha habido una separación respecto a la seguridad. Nosotros ya proporcionamos todos los elementos, lo que sabemos. De ese informe no se desprende información de que ellos hayan participado". Además, afirmó que el grupo criminal Guerreros Unidos nunca ha actuado en Cocula.

Siete días después, el 22 de octubre, el procurador Jesús Murillo Karam tiró lo dicho por el alcalde. Los mismos policías municipales eran miembros de Guerreros Unidos.

"Para tratar de encubrir sus hechos delictivos, la policía de Cocula cambió el balizado de sus unidades y alteró las bitácoras y fatigas de hechos relevantes, cuestión que fue detectada por los peritos de la Procuraduría de la República, ya que se tienen a la mano las bitácoras originales que fueron encontradas en un chaleco en la policía Municipal de Cocula, además de que se ubicó el taller donde se cambió la numeración e las patrullas, mismo hecho que fue ratificado con un examen pericial", explicó.

Las investigaciones de la PGR lo identificaron como una pieza clave en la investigación para localizar a los normalistas desaparecidos. Fue detenido el 13 de octubre y trasladado a la SEIDO para que declarara. Dos días después salió de esas instalaciones y regresó a Cocula. Fue su primera detención.

La PGR determinó que 14 de los 25 policías de ese municipio eran presuntos responsables de la desaparición de los estudiantes.

Más de dos meses después de la primera detención del priista, la PGR volvió a requerirlo. Según el gobernador de Guerrero, el alcalde de Cocula está arraigado en la SEIDO. No se ha sabido más sobre él.