A ningún alcalde se le exigió renunciar: Osorio

El titular de Segob dijo que la decisión de volver al despacho corresponde solo a los munícipes.

Michoacán

Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, negó que se presione o pacte al margen de la ley con los alcaldes de municipios en conflicto, como Aguililla, Tepacaltepec y Buenavista Tomatlán, para que dejen su cargo.

En conferencia de prensa, tras visitar las poblaciones de Cherán y Uruapan, señaló que los presidente municipales deben decidir si regresan a despachar y notificarlo al gobierno federal.

Puntualizó: "Este es un proceso que los mismos alcaldes deben seguir, al igual que los cabildos y el propio Congreso del estado. Aquí no estamos presionando o se está pactando cuestiones al margen de la ley. Lo que queremos es que todos actúen con mucha responsabilidad, como lo está haciendo el gobierno federal".

Sobre el encuentro del comisionado Alfredo Castillo con Juan José Farías, El Abuelo, indicó: "Estamos actuando de buena fe, lo que implica que nos tengamos que acercar a la gente y en caso de que hubiera alguna responsabilidad actuaremos en consecuencia".

Anunció que la próxima semana serán presentados los representantes del gobierno federal que vigilarán el manejo de recursos y realización de obras en Michoacán.

Por otra parte, desde las 9 de la mañana habitantes de Punta de Agua, ubicado a 40 kilómetros de Apatzingán rumbo a Jalisco, el cual pertenece al municipio de Buenavista Tomatlán, bloquearon dos carreteras: la que conduce hacia Tepalcatepec y la que lleva a Aguililla. La obstrucción vial, que ocasionó un severo caos vehicular hasta las 4 de la tarde, fue realizada para exigir que un puente que resultó dañado durante la pasada temporada de lluvias de septiembre de 2013 sea reconstruido.

Por la mañana, miembros de las autodefensas de Buenavista Tomatlán y Tepalcatepec llamaban a los enviados reporteriles en la zona a fin de que cubrieran la protesta, la cual dijeron apoyar.

Por la tarde, una vez que se percataron del desastre de tránsito que ocasionaron, intentaban deslindarse de la manifestación.

La Policía Federal nunca intervino; se limitó a observar el desorden y de cuando en cuando a intentar en vano convencer a los inconformes.