• Regístrate
Estás leyendo: Ahuacuotzingo, donde roban a los más pobres…
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 03:08 Hoy

Ahuacuotzingo, donde roban a los más pobres…

Ese municipio de Guerrero tiene 25 mil habitantes, 60% de los cuales vive con 750 pesos al mes; criminales han colocado a la alcaldía en el número uno en hurtos de recursos de programas como Prospera.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Durante el fin de semana, una camioneta que trasladaba víveres para las familias damnificadas por el temblor en Oaxaca, fue saqueada. ¿Quién hace eso, hurtar lo que va dirigido a los más necesitados? Al menos unas 40 familias que requerían una bolsa de arroz para comer, tendrán que esperar.

Pero Oaxaca no es el único lugar en donde alguien osa robar… a los más pobres. Ahuacuotzingo, el municipio con mayor pobreza extrema en Guerrero, es el lugar número uno en este tipo de robos.

En este sitio los delincuentes son especialistas en hurtar los recursos destinados a la gente con más necesidades. Y entonces, esas personas que sobreviven gracias a esos apoyos quedan en la miseria total…

***

Régulo Guerrero Ríos creció en la comunidad de Rincón de Cozahuapa, en Ahuacuotzingo.

Él y su familia, 18 en total (sí, 18), comparten una casa de adobe y tablas. Se mueven dentro de ella descalzos: sus pies sienten el frío de la tierra sin aplanar. Mientras cuenta de su esposa y sus numerosos hijos, el hombre alimenta tres chivos que tiene desde octubre pasado. “Se me han muerto dos, porque no deja de llover y no tenía dinero para darles de comer”.

Los tres chivos son la esperanza de Régulo para ganarse unos 3 mil pesos de aquí a diciembre, mil pesos por cada chivo. Con ese dinero podría subsistir su familia desde ahora y hasta que termine el año.

Así es la vida aquí. Ahuacuotzingo es un municipio ubicado en la zona centro del estado, encallado entre cerros y carreteras sin pavimentar. Se compone de 68 comunidades y tiene 25 mil habitantes. La mitad de su población es indígena. El 60 por ciento vive en pobreza extrema, es decir, por debajo de la línea de bienestar y con menos de 750 pesos al mes. Como la familia Guerrero.

En situaciones similares están los municipios José Joaquín de Herrera, Zapotitlán de las Tablas, Cochoapa y Metlatónoc, según el último reporte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Las familias de esta zona viven del campo, la ganadería y de préstamos: “Dinero que le debemos a medio mundo para que los niños vayan a la escuela o para comprar un kilo de huevo”, cuenta Régulo.

Hasta agosto pasado, su familia también se apoyaba de por lo menos mil pesos que llegaban cada mes a través de Prospera, el programa de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) para abatir los índices de pobreza o al menos para paliar el hambre, pero la ola de violencia está complicando la entrega del dinero.

El pasado 25 de julio, un grupo de hombres armados interceptó una camioneta del Banco Nacional de Ahorro y Servicios Financieros (Bansefi), donde se trasladaba casi un millón de pesos del programa. Los delincuentes robaron todo el dinero y asesinaron a cinco policías y dos voluntarios de Prospera.

Antes, el 1 de junio, otra unidad de Bansefi y policías municipales fueron emboscados por un comando cuando se dirigían a Cualac, el municipio vecino. Los delincuentes mataron a tres policías y se llevaron tres millones de pesos. Todo, dinero para los más pobres.

En lo que va del año, las autoridades del programa han registrado al menos 11 incidentes de este tipo, cuatro de ellos en Guerrero. La directora de Prospera, Paula Hernández, dice que al menos hay 5 mil familias afectadas en este municipio y otras 470 mil en toda la entidad. Sí, casi medio millón de familias pobres robadas.

“Sin duda robar el dinero que va a una familia pobre es de lo más bajo, sobre todo porque el recurso de una familia Prospera va ligado a una corresponsabilidad ya cumplida: los niños ya fueron a la escuela, ya fueron al médico. En la mayoría de los casos, las familias ya deben ese dinero”.

La hija de Régulo, María Eugenia, es voluntaria del Programa 65 y más, destinado a entregar recursos a las personas de la tercera edad, y cuenta que la delincuencia tampoco se compadece de los “más viejitos”: el 7 de agosto organizó a un grupo de al menos 50 ancianos de las localidades Tlalchichilco, Zompazolco, El Planchado y Rincón de Cozahuapa para viajar a la cabecera municipal de Ahuacuotzingo. Tras los asaltos, la entrega de los recursos se realizaría en un solo punto.

“Alquilamos camionetas, como pudieron los abuelitos fueron, unos en sus sillones trepados a las camionetas, otros que ya no se pueden mover, y en la primera localidad, en el puente de Tecozaca, los malandros asaltaron tres camionetas y les quitaron todo el dinero”, recuerda María Eugenia.

Las familias y los ancianos afectados tendrán que esperar al menos dos meses para recuperar esos recursos. La logística para su repartición, según Paula Hernández, podría modificarse, de ahí la exigencia a las autoridades locales para garantizar la seguridad durante los traslados.

Pero poco pueden hacer en las localidades. El presidente municipal de Ahuacuotzingo enfrenta ya una investigación. El Consejo Estatal de Seguridad Pública de Guerrero dio a conocer que los cinco policías muertos el 25 de julio… no estaban dados de alta en el Sistema Nacional de Seguridad. Un desorden.

Y en el municipio vecino, Olinalá, su presidente Saúl Apreza asegura que los recursos municipales no son suficientes en materia de seguridad: con 36 agentes pide al gobierno federal que sea el Ejército quien resguarde la entrega de los recursos.

Mientras los pobladores de estas comunidades viven bajo el temor de ser agredidos de nuevo por los grupos delincuenciales, en Ahuacuotzingo la familia de Régulo Guerrero continúa a la espera del dinero. ¿Quién roba a los más pobres?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.