Por ataque epiléptico muere ahogado al caer en cisterna

El  joven de 21 años llenaba un bote con agua en el patio de su casa en Bermejillo, del municipio de Mapimí, después de una hora sus familiares lo encontraron al fondo del contenedor.
Fueron minutos después de las 15:00 horas del lunes, cuando se comenzaron a recibir una serie de llamadas a través del sistema de emergencia 066.
Fueron minutos después de las 15:00 horas del lunes, cuando se comenzaron a recibir una serie de llamadas a través del sistema de emergencia 066. (Milenio Digital )

Mapimí, Durango

La tarde del lunes, las autoridades Ministeriales tomaron conocimiento del deceso de un joven de 21 años de edad, quien fue encontrado ahogado al interior de una cisterna. Al hoy occiso le dio un ataque epiléptico en los momentos en que llenaba un bote con agua de la cisterna del patio de su casa, cayó y no logró salir.

Fueron minutos después de las 15:00 horas del lunes, cuando se comenzaron a recibir una serie de llamadas a través del sistema de emergencia 066, en el que se solicitaba apoyo de personal socorrista de Cruz Roja, puesto que un joven había caído a una cisterna con agua y no volvía en sí.

Fue hasta una hora después, cuando comenzó a buscarlo su familia, quienes lo encontraron al interior de la cisterna ya sin movimiento.

Hasta un domicilio en una de las calles del poblado Bermejillo, del municipio de Mapimí, acudieron los socorristas quienes de inmediato trataron de prestarle apoyo a un joven que se encontraba completamente empapado al costado de una cisterna, sin embargo, los esfuerzos por reanimarlo fueron inútiles ya que no contaba con signos vitales.

A decir de sus familiares que le acompañaban, el joven respondía en vida al nombre de Amador Montoya Reyes de 21 años de edad con domicilio en el poblado señalado, padecía de ataques epilépticos y él junto con su familia tenían un negocio de lavar coches.

Esa tarde del lunes, Amador acudió la cisterna que tienen en el patio de su domicilio, para llenar una cubeta con agua y continuar lavando los autos, cuando en un momento determinado, padeció una crisis cayendo al fondo de la cisterna sin poder salir y sin que nadie se percatara de ello.

Fue hasta una hora después, cuando comenzó a buscarlo su familia, quienes lo encontraron al interior de la cisterna ya sin movimiento. A pesar que lo sacaron de inmediato y trataron de reanimarlo, el joven ya no contaba con signos vitales.

De ello se le dio aviso al agente del Ministerio Público quien junto con los agentes de la Dirección Estatal de Investigación (DEI), acudieron a dar fe del deceso de Amador. Su cuerpo fue llevado a la morgue para que se le practicara la necropsia de ley, donde se determinó como causa de muerte una asfixia por sumersión.