Inservible, 40% de aeronaves militares

La Sedena reconoce un déficit de 66 pilotos en su plan sectorial para el presente sexenio.
El 55 por ciento de aeronaves tiene más de 21 años de servicio.
El 55 por ciento de aeronaves tiene más de 21 años de servicio. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tiene un déficit de aeronaves para garantizar la seguridad, enfrentar el narcotráfico y reducir la violencia, pues de una flota de 346 aparatos, 142 están fuera de servicio, es decir, 40 por ciento.

Además 55 por ciento de aeronaves tiene más de 21 años de servicio. Para revertir esa situación se tiene prevista la compra de 91 helicópteros, 81 aviones y tres sistemas no tripulados. Según el Programa Sectorial de Defensa Nacional 2013-2018, también “es imprescindible completar dos tripulaciones por aeronave de ala rotativa (actualmente hay 1.5) y mantener la proporción conforme se incremente la flota aérea”.

Lo anterior quiere decir que se hay un déficit de 66 pilotos. En el documento se indica que por no contar con infraestructura nacional para la fabricación de aeronaves y componentes se depende de otros países en adquisición, modernización y reparación de material aéreo, radares y sistemas de navegación.

La Sedena señala que tener aparatos en óptimas condiciones es vital mantener un adecuado adiestramiento de las tripulaciones, que a su vez es fundamental para efectuar operaciones de reducción de la violencia, vigilancia, intercepción aérea, antinarcóticos, transporte logístico y apoyo a la población en caso de desastres.

Precisa que los componentes del Sistema Integral para la Vigilancia Aérea tienen más de 10 años de servicio y requieren ser modernizados y renovados. “Para tal fin se tiene previsto que en la presente administración se incremente la cobertura del espacio aéreo nacional de 32 a 72 por ciento.”

Entre las prioridades de la Fuerza Aérea Mexicana destaca la adquisición de un sistema de mando y control, y reubicar el actual al norte del país, además de poner en marcha el enlace de datos tácticos para el intercambio de información en tiempo real.

Asimismo, actualizar equipos de sensores en tres plataformas aéreas, adquirir material de vuelo para apoyar las operaciones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, además de cinco radares tácticos de largo alcance y un centro de control regional.

Otra acción necesaria es modernizar la infraestructura aeronáutica con la construcción y mantenimiento de las instalaciones de apoyo terrestre.