Se disparan en Coahuila abusos de policías de élite y municipales

Las recomendaciones hacia esas corporaciones pasaron de 31 a 134 en un año, sobre todo por casos de detenciones arbitrarias y abuso de fuerza contra indocumentados.
Jóvenes que reciben albergue en la Casa del Migrante en Saltillo al momento de lavar trastes.
Jóvenes que reciben albergue en la Casa del Migrante en Saltillo al momento de lavar trastes. (Javier García)

Coahuila

Las recomendaciones por abusos de policías municipales y de élite en Coahuila pasaron de 31 en 2013 a 134 en 2014, es decir, un aumento de 332 por ciento.

Así lo dio a conocer la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHEC) y precisó que el año pasado le fueron presentadas mil 367 quejas, 860 de ellas contra policías municipales, Comisión Estatal de Seguridad y Procuraduría del Estado; 489 por detenciones arbitrarias y lesiones. Mientras en 2013 recibió 938 quejas.

En 2012, agregó, emitió 25 recomendaciones a los cuerpos policiacos con base en 625 quejas.

Javier Roque, visitador general de la CDHEC, afirmó que "el tema recurrente son las detenciones, de migrantes o cualquier otra persona, de manera arbitraria cuando no hay motivo para ello, así como uso excesivo de la fuerza y allanamientos. Son las voces de violación más recurrentes".

La cifra no baja. Durante el primer trimestre de 2015 fueron presentadas 554 quejas, que dieron lugar a 18 recomendaciones, 11 de ellas por abuso de autoridad contra la Comisión Estatal de Seguridad —que tiene bajo su mando al Grupo de Armas y Tácticas Especiales (GATE)—, policía de Investigación y municipal.

Incluso, la CDHEC aceptó tres casos de tortura, la primera contenida en la recomendación 4/2015 por la tortura de un funcionario por parte del GATE, con la intención de obtener información sobre el asesinato del ex director del penal varonil de Piedras Negras, José Antonio Castillo Juárez, ocurrido en abril de 2013.

También reconoce tortura en la recomendación 134/2014, en la que se acepta abusos contra un migrante por parte de la policía municipal de Ramos Arizpe.

A finales del año pasado se registró un caso más de tortura, contenida en la recomendación 114/2014 contra cuatro migrantes por parte del Grupo de Reacción Operativa Municipal de Saltillo (GROMS).

La Casa del Migrante de esa ciudad aseguró que este delito es recurrente en la región para sacar datos sobre grupos de la delincuencia organizada que reclutan a indocumentados para transportar droga.

"Hemos emitido recomendaciones que tiene que ver con migrantes... detenciones arbitrarias y lesiones con allanamiento de morada, casos específicos de tortura por los cuales nosotros hemos emitido recomendación", señaló el visitador.

El caso de Ramos Arizpe

Los detalles de la tortura contra el migrante en Ramos Arizpe se explica en la recomendación y la ratifica el visitador: "se comprobó que... introdujeron la punta de un rifle vía anal con el propósito de sacar alguna información, de la cual le atribuyen que ellos se dedicaban a delincuencia organizada. Les querían sacar la información de dónde se encontraban algunos costales de droga...

Aparte que en las uñas de los pies le enterraban cuchillos con la intención de lastimarlos".

Sobre los abusos de la policía municipal, José Martínez Valero, subsecretario de Saltillo, reconoció: "algo anda mal en policía y tránsito".

Aseguró que el alcalde Isidro López realizará una evaluación al respecto para frenar los abusos. "El alcalde no tiene ningún problema para revisar el trabajo de sus colaborares y habrá que hacer una revisión puntual de cuál es el problema con la autoridad municipal, en particular con la propia policía", dijo.

Víctor Zamora Rodríguez, secretario de Gobierno del Estado, a cargo de la Comisión Estatal de Seguridad y de las corporaciones policiales GROMS, GATE y policía acreditable, operativa e investigadora, afirmó que se están atendiendo todas las recomendaciones de la CDHEC.

"Creo que en un mes más ya atendemos las recomendaciones que se han emitido y aportamos todas las pruebas que debamos de aportar", manifestó.

De acuerdo con la Casa del Migrante de Saltillo, de 2012 a la fecha hubo 60 quejas de migrantes, por lo que ahora este grupo, principalmente de centroamericanos, no le teme a los grupos de la delincuencia organizada, sino a las autoridades.

"Ser migrante en Saltillo es un delito. Son muy frecuentes las constantes detenciones por parte de la policía municipal y extorsiones. Nos han tocado casos donde a veces los migrantes tienen su permiso-migración, que es la visa, y al ver que es una persona de Centroamérica los detienen y les quitan su dinero", indicó Javier Martínez, abogado de la Casa del Migrante.

Miedo de migrantes

"Aquí en Saltillo le tenemos miedo a la migración y a las autoridades, porque no nos dicen 'quítate no puedes estar aquí', sino de repente vienen te agarran y te suben a la patrulla por puro gusto", dijo Johnny, migrante salvadoreño.

Estos abusos contra migrantes, terminaron en una queja, presentada ante la CDHEC por parte de la Casa del Migrante, contra el alcalde de Saltillo, Isidro López, por criminalizar a estos grupos, pues aseguraron que en el artículo 25 del reglamento municipal se establece que es un delito pedir dinero en la calle.

"Esto no es un problema personal con el alcalde, es un llamado a la reflexión, a que como autoridad y dentro de su competencia desarrolle acciones que beneficien a la gente que transita o vive en la comunidad y que tristemente vive en espacios de exclusión social", señaló Alberto Xicoténcatl, director de ese albergue.

Uno de los abusos se presentó el pasado 24 de marzo, cuando dos migrantes fueron detenidos por pedir dinero en la antigua estación del tren en Saltillo, conocido como La Maquinita, y por donde pasa el tren que recorre del sur al norte el país, conocido como La Bestia.

Un video en posesión de MILENIO muestra cómo autoridades municipales tiran al piso a uno de los migrantes y a otro más lo rodean para evitar que se escape y luego los suben a la patrulla.

"Me parece que en este caso hay un argumento que no es oficial, pero sabemos que se va a usar y es que van a decir que los migrantes estaban drogándose", reprochó el director de Casa del Migrante.

En otro video, en un restaurante de Saltillo se aprecia cómo policías estatales y municipales expulsan a varios sujetos y después los golpean, sin que se haya sabido lo que sucedió.