En Tijuana balean a abogado de criminales y políticos

Guillermo Ruiz Hernández ha defendido a personas vinculadas al cártel de los Hermanos Arellano Félix y al ex alcalde tijuanense, Jorge Hank Rhon.
El abogado fue reportado con vida y fuera de peligro.
El abogado fue reportado con vida y fuera de peligro. (Especial)

Tijuana, Baja California

El abogado penalista Guillermo Ruiz Hernández, conocido como "El Titi" Ruiz, quien ha defendido a sicarios y políticos en Tijuana fue baleado este jueves en su despacho.

Un ex policía de Tijuana fue detenido por estos hechos.

El abogado resultó lesionado al ser víctima de un atentado a balazos cuando llegaba, en compañía de su escolta en una camioneta, a su despacho ubicado atrás de los juzgados de distrito, en la calle Misión de San Ignacio, Zona Rio, delegación Centro.

El litigante tijuanense fue llevado herido de bala hasta la sala de urgencias de la Cruz Roja para que recibiera atención médica, reportándose fuera de peligro.

Entre los clientes de Ruiz Hernández figuran personas vinculadas al cártel de los Hermanos Arellano Félix, el ex alcalde tijuanense, Jorge Hank Rhon y su finada esposa, María Elvia Amaya de Hank.

Tras recibirse en el 911 el llamado de emergencia en cual se reportaba que Ruiz Hernández había sido víctima de un atentado a balazos, de inmediato se desplegó un fuerte dispositivo policiaco para dar con los atacantes con elementos del Ejercito Mexicano y de la Marina Armada de México.

Producto de este operativo fue capturado el ex policía municipal de Tijuana, Luis Hernández Guillermo, en la colonia 20 de noviembre, quien se había dado a la fuga en compañía de otros hombres.

Tras abandonar la camioneta en la que viajaban, el ex policía fue detenido, pero el resto de los sicarios subieron a un Jeep Cherokee, de color negro y a un Ford Escort, de color azul, en los cuales lograron escapar con rumbo desconocido.

En el interior de la unidad abandonada se encontraron dos armas largas.

Peritos de Criminología y Balística de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Baja California recogieron del lugar de los hechos más de 40 casquillos de bala, algunos de ellos calibre .223.


ERM