Tienen fe en llanto de la virgen de El Salto, Jalisco

Los devotos esperan estudios para corroborar el supuesto milagro.

El Salto

 “¿Qué significa? ¿Por qué llora?”, pregunta una de las cientos de personas que se han congregado para rezarle a la Virgen que llora en el rancho de El Gigante, en El Salto.

Doña Verónica Calderón Valadez observó las lágrimas de la imagen el domingo 23 de febrero, cando no podía dormir.

“El domingo en la noche estaba cenando con mi esposo cuando me rasguñé con un chilito que me comí, entonces mi señor me dijo ‘ve a tomar leche y galletas pa que se te quite eso’, y salí y me puse a rezar con la virgen, como todas las mañanas nos persignamos con ella, en la tarde y antes de dormirnos”, relató la mujer.

“Le estaba pidiendo a la virgen que me dejara dormir a gusto, que no sintiera eso que tenía en la garganta, le estaba prometiendo una veladora, fui a la tienda, le traje la veladora, y al prendérsela volví a mirarla a la cara para pedirle otra vez, cuando le veo sus primeras lágrimas”, dijo la mujer, conmovida.

El sacerdote del templo de la Santa Cruz les pidió abstenerse de tocar las lágrimas hasta que expertos analicen la estatua, que la familia de doña Verónica compró en agosto de 2013 para favorecer la devoción de los vecinos.

Desde el domingo realizan un novenario y los visitantes no dejan de llegar al rancho de doña Verónica y su esposo para observar y rezar rosarios y pedir milagros.

Doña Verónica se volvió más devota de la virgen de Guadalupe desde el año 2009, cuando su esposo tuvo un accidente que le costó perder las piernas cuando vivían en Ciudad Victoria. Don Anselmo Torres Oria estuvo hospitalizado seis meses en el Hospital General de aquella ciudad, debatiéndose entre la vida y la muerte, y desde entonces el fervor guadalupano de su esposa se incrementó.

Junto con tres de sus hijos, doña Verónica se turna con sus hijos para atender a la gente que acude a visitar a la virgen para observar sus lágrimas; por la noche, hacen guardia ella y su esposo para no abandonarla un solo momento.

“Si ella se manifestó aquí, aquí se queda para que la vea todo el mundo”, repite convencida la mujer, que sostiene a su familia con los ingresos obtenidos de una tienda de abarrotes en la misma finca, pues el dinero de la venta de los terrenos de su esposo se les ha ido agotando y a veces no tienen dinero ni para invertir en lo necesario para vender ocasionalmente tacos y pozole, con el propósito de contar con un ingreso extra.

La voz se ha corrido y todos los días la virgen llora a las seis de la tarde, cuando empiezan a rezar el rosario, dice doña Verónica, llena de fe.