Vecinos ven negligencia en muerte de niños quemados

Tres hermanos sufrieron lesiones graves en un incendio, dos de los pequeños perdieron la vida mientras recibían asistencia médica, el otro está delicado.

Guadalajara

Sáquenlos, todavía pueden sacar a mis hijos”, gritaba Blanquita mientras bomberos de Guadalajara esperaban afuera de su casa, que estaba incendiándose en la colonia Agustín Yáñez, y tres niños se quemaban: dos de ellos murieron después. Los rescatistas aguardaban refuerzos porque no llevaban el equipo necesario.

La base de bomberos está a siete cuadras del lugar donde ocurrió el siniestro la noche del jueves, sobre avenida Javier Mina casi esquina con Arquímedes. Desde el edificio de bomberos en avenida Gigantes y Túnez, un automovilista tarda 1 minuto 40 segundos en llegar al lugar si le toca el semáforo en rojo, pero los tragahumo demoraron 15 minutos. Dijeron a los vecinos que fue debido al tamaño de las motobombas y las pipas.

Este sábado, su familia velaba a Bruno Milán Cárdenas Martínez, de 9 años, y su hermana Sheccid Tally, de 8, quienes murieron en el Hospital Civil Nuevo a causa de las quemaduras que sufrieron y el humo que inhalaron, produciéndoles edema agudo pulmonar, según el reporte del Servicio Médico Forense.

A las 20:25 horas, varios vecinos escucharon una explosión parecida a la de una llanta y al mirar hacia la casa vieron que salía humo de la fachada y de la parte trasera, de manera que al menos tres de ellos llamaron al teléfono de emergencias 066 para solicitar el auxilio de los bomberos en repetidas ocasiones: a una de ellas le redirigieron a la Ciudad de México.

El primer carro de bomberos llegó a las 20:40 horas, pero no entraron a rescatar a los niños porque no llevaban lámparas ni máscaras para protegerse del humo, de manera que aguardaron la llegada de otros compañeros para iniciar las labores de auxilio.

Para entonces ya había llegado la madre de los niños y fue ella quien abrió la puerta e intentó entrar a salvarlos, junto con algunos vecinos, pero la humareda les impidió llegar a donde estaban los pequeños.

“Aquí algo de lo bueno es que estamos a unas cuantas cuadras de nuestra base, entonces se arribó bastante rápido, al llegar al lugar sí se encuentra uno de los cuartos incendiado y en el interior de la casa se encuentran tres menores”, dijo uno de los bomberos, quien minimizó las heridas de los infantes diciendo que los habían trasladado en condiciones estables.

Dado que tampoco llegaba la ambulancia, los bomberos llevaron a dos de los niños en su vehículo a la Cruz Verde y los policías llevaron al otro en la patrulla. Los paramédicos se presentaron después de las 21:00 horas.

El pequeño que sobrevivió, Joseph Dominic Cárdenas Martínez, de 3 años, el menor de los hermanos, permanecía hospitalizado pero sus problemas de asma lo mantenían en peligro de muerte.

Se cree que explotó el x-box de los niños por un corto circuito y debido a ello comenzó el incendio, pero estaban pendientes los peritajes para confirmar esa primera versión de lo ocurrido.

Claves

El caso

- Según los vecinos, los bomberos tardaron quince minutos en llegar al sitio del siniestro, pese a que hay una base a sólo siete cuadras.

- Al arribo de los brigadistas, estos no contaban con el equipo necesario para trabajar.

- Tres vecinos marcaron al número de emergencias en repetidas ocasiones y en una de ellas la llamada fue redirigida a la Ciudad de México.

- Los menores fueron trasladados por los bomberos y policías a los puestos de socorros, pues la ambulancia demoró en llegar.