Diez agentes integran la Policía Cibernética Coahuila

Se hace las 24 horas del día y los 365 días del año, el patrullaje en la red permite detectar diferentes conductas delictivas. En marzo se logró la detención de un pedófilo.
En Saltillo, fue identificado un miembro de 'Legión Holk' por la Policía Cibernética.
Entre las actividades que desarrollan los elementos de la Policía Cibernética se encuentra el monitoreo de sitios en la web. (Milenio Digital.)

Saltillo, Coahuila

El uso del internet y de las redes sociales a través de los medios electrónicos, sin restricciones, permite que la comisión de un delito sea más sencilla para un delincuente, permitiéndole además evadir la justicia, delitos como la pornografía infantil, fraude, extorsión, se han hecho cada vez más frecuentes.

En Coahuila como en otros Estados y Países, se creó la Unidad de la Policía Cibernética con la finalidad de detectar por medio del patrullaje en la red, los sitios, procesos y responsables de las diferentes conductas delictivas que se puedan cometer en contra y a través de medios  informáticos y electrónicos.

La coordinadora general de la Unidad de Análisis de la Información dio a conocer que en marzo de este año, gracias a la labor de “ciber patrullaje” se logró la detención de Juan Julio Pérez González, probable responsable del delito de pedofilia.

Debido a la naturaleza de la labor que realizan, los 10 elementos que Integran la Unidad de Policía Cibernética y permanecen en el anonimato, pero trabajan las 24 horas del día, los 365 días del año, para  prevenir la comisión de delitos  en los que se utiliza como medio de operación  el internet.

Entre las actividades que desarrollan se encuentra el  monitoreo de sitios en la web, brindar orientación a la ciudadanía respecto de los pasos  que deberá seguir para presentar una denuncia, en caso de ser víctima de un delito cometido a través del uso de las tecnologías de la información, ello a través de la Coordinación General de Análisis de Información y de Inteligencia Patrimonial y Económica, a la cual está adscrita.

Además de coadyuvar con el Ministerio Publico de así requerirlo en investigaciones especiales, trabajan coordinadamente con las diferentes unidades ministeriales en lo que respecta al intercambio de información, actividades de prevención del delito cibernético, entre otros.

La coordinadora general de la Unidad de Análisis de la Información dio a conocer que en marzo de este año, gracias a la labor de “ciber patrullaje” se logró la detención de Juan Julio Pérez González, probable responsable del delito de pedofilia, hombre que se hacía pasar por mujer en la red social Facebook, a través de su cuenta pedía a menores de edad fotos sin ropa y después extorsionaba a sus padres para no hacerlas públicas.

Cuando fue detenido Juan Julio, se le aseguró una iPad y un iPod con más de 500 fotografías, que luego de ser analizadas, se detectó la existencia de al menos 50 víctimas infantiles,  que habían enviado sus imágenes a la cuenta del presunto pornógrafo.

Finalmente la Unidad de Policía Cibernética destaca la regla de oro en la que se recomienda a los padres de familia a instruir a los menores para que nunca proporcionen información que los identifique.

De igual manera en el pasado mes de agosto, se logró identificar y ubicar a través de las redes sociales a un probable responsable del delito de daños en propiedad ajena dentro del Aeropuerto Internacional Plan de Guadalupe, pues en las redes presumía los grafitis que había realizado a una patrulla en Saltillo, pero se le atribuyen también las pintas a un helicóptero, jets y aviones en el Aeropuerto de la ciudad de Ramos Arizpe.

Entre las recomendaciones que La Unidad de la Policía Cibernética hace a la ciudadanía, destaca el sostener conversaciones entre padres de familia y sus hijos de la importancia del manejo de información en ciberespacio ya que no  es privada ni confiable.

"Es decir, alguien que dice ser una ‘chica de 16 años’, podría ser en realidad un hombre de 45 años". Así como no permitir que los menores concreten reuniones personales con otros usuarios de las redes sociales sin su permiso.

“Si su hijo contacta a alguien en un chat y planea conocerlo, supervíselo o acompáñelo a un lugar público”.

Finalmente la Unidad de Policía Cibernética destaca la regla de oro en la que se recomienda a los padres de familia a instruir a los menores para que nunca proporcionen información que los identifique, como el domicilio, nombre de la escuela donde estudian o número de teléfono en mensajes público como chats o boletines electrónicos o cualquier medio que consideren de riesgo.