UPOEG busca fosas clandestinas en Chilpancingo

La Policía Ciudadana implementó un operativo de resguardo para inhibir la presencia de los delincuentes que pretenden cobrar cuotas a los empresarios de la zona. Detuvo a cuatro presuntos sicarios.

Chilpancingo

La Policía Ciudadana (PC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG) confirmó la detención de cuatro presuntos sicarios del crimen organizado, a los que utiliza para investigar la ubicación de fosas clandestinas en las inmediaciones de Buena Vista y Palo Blanco, comunidades pertenecientes a Chilpancingo.

Ernesto Gallardo Grande, comandante regional de la PC, confirmó que desde ayer grupos de la PC en Tecoanapa, Tierra Colorada y Cuautepec realizan un despliegue en las comunidades de Palo Blanco, Buenavista y Mazatlán.

El detonante principal de la movilización, de acuerdo a Gallardo Grande, fue el asesinato de Wilbert Hernández López, abatido en el interior de una purificadora de agua potable de su propiedad por negarse a pagar una cuota como cobro de piso reclamada por el crimen organizado.

El atentado se registró en las inmediaciones de Palo Blanco, pueblo de Chilpancingo, que la UPOEG a través de su Sistema de Seguridad Ciudadana (SSC) controla desde febrero pasado.

La PC-UPOEG puso en marcha un operativo de resguardo para inhibir la presencia de los delincuentes que pretenden reimplantar el pago de cuotas entre los empresarios de la zona, lo que derivó en la captura de dos presuntos delincuentes.

Precisó que se trató de un operativo encaminado a obtener información respecto a la forma en que ocurrió el crimen, por esa razón, confirmó que se trató de un intento por cobrar al empresario una cuota mensual.

Wilbert Hernández era hermano de un comandante de la PC, además de que desde que la UPOEG ingresó a la zona del Valle se declaró simpatizante de la misma, por esa razón se negó a ceder ante la pretensión de los delincuentes.

En una entrevista colectiva, Ernesto Gallardo manifestó que antes de los hechos del sábado, la PC detuvo a un presunto sicario que se asumió como gente de “El Melo”, uno de los principales operadores de “Los Rojos” en la zona y quien hasta el momento permanece prófugo.

La información proporcionada por el presunto sicario, de acuerdo a Gallardo Grande, será sumamente importante: “Pues se van a descubrir más fosas clandestinas y vamos a pedir que los medios de comunicación nos acompañen para confirmarlo”.

En los hechos dijo que ya se ubicaron algunos puntos proporcionados por el  presunto delincuente,  pero todavía se tienen que hacer las excavaciones, rescatar lo que haya en su interior y dar parte a las autoridades correspondientes.

La captura del pistolero de “El Melo” se produjo hace ya varios meses, Gallardo sostiene que no se ha cometido ninguna violación a sus derechos humanos, aunque sí se le retiene para obtener la mayor cantidad de información posible respecto a la forma en que operaban “Los Rojos” en el área.     

Respecto a la búsqueda de los asesinos del empresario, Gallardo manifestó que se hará un  operativo sorpresa, con la intención de impedir que los responsables se escapen.

Los recorridos en las carreteras de terracería, así como los filtros en la carretera federal que comunica con Chilpancingo y Acapulco son permanentes, de tal manera que las salidas y entradas hacia el Valle están cercadas.

No mencionó una fecha en específico, pero sí anticipó que en breve la UPOEG y su SSC habrán de emitir un mensaje que pretende ser contundente hacia los delincuentes, la ciudadanía y los tres niveles de Gobierno.

“Vamos a mandar un mensaje de paz, un mensaje que va en el sentido de que en donde opera nuestra Policía Comunitaria (PC) no hay levantones, ejecuciones ni cobro de piso, eso les debe de quedar muy claro y lo haremos de manera contundente”, anotó.

Los presuntos delincuentes de Los Rojos están en la base que la UPOEG tiene en la comunidad de Buenavista, el comandante regional sostiene que no están encerrados, pero que sí se han tomado todas las medidas para evitar que se fuguen.

Admitió que hay comunicación con la Policía del Estado y la Ministerial, para efecto de que tengan conocimiento de las acciones de la UPOEG, lo que impedirá que se generen confrontaciones con las autoridades.

Entre los detenidos está María Campos Vega, una mujer a la que la UPOEG señala como responsable del cobro de cuotas en la comunidad de Mazatlán, lo que ha facilitado la operación de su hermano José Antonio Campos, mejor conocido bajo el alias de "El Chaparro", uno de los principales operadores del crimen organizado en la zona.

Admitió que al menos hasta el jueves, en los pueblos de Mazatlán y Palo Blanco había mucho temor por la movilidad de los delincuentes.

“Nos decían que se metían muchos carros sospechosos, pero ahorita hay mucha presencia de los policías ciudadano y ya se guardaron”, anotó.

Hasta la tarde de ayer, en la zona que va de Mazatlán hacia Buenavista había por lo menos 250 policías ciudadanos adicionales, los que realizaban recorridos en las rutas de terracería y establecían filtros de vigilancia en la carretera federal.