Automovilistas insultan antes de reconocer errores

En Torreón, aquellos que son detenidos por los elementos de Tránsito carecen de cultura cívica, pues prefieren cargar contra los agentes en lugar de aceptar una infracción.
La falta de cultura cívica queda expuesta en Torreón cuando los automovilistas agreden e insultan a los elementos de Tránsito al ser detenidos.
La falta de cultura cívica queda expuesta en Torreón cuando los automovilistas agreden e insultan a los elementos de Tránsito al ser detenidos. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

"Chin...tu ma...","pin...muerto de hambre","por qué me paras hijo de tu pu...madre", "pin...perros", son las frases soeces que escuchan a diario los agentes de la Dirección de Tránsito, por parte de los automovilistas que son multados por cometer algún tipo de infracción de tránsito.

La mala fama que tienen los oficiales de tránsito, por supuestas mordidas que cometen a los automovilistas, les ha generado un odio en contra, ya que el ciudadano que conduce, los minimiza con amenazas y golpes en el momento que son detenidos.

"Se necesita una cultura vial, en la que el automovilista conozca de manera certeza sus derechos y obligaciones, además debe respetar a la autoridad, esté de acuerdo o no".

Un oficial de tránsito, quien prefirió no mencionar su nombre, explicó que no todos los automovilistas actúan de forma violenta, sino que actúan con prudencia y observan un comportamiento cívico hacia la autoridad.

Señaló que la mayoría de los automovilistas cometen algún tipo de infracción de tránsito, tales como invadir el paso de cebra, hablar y escribir por celular, exceso de velocidad, no respetar los límites de velocidad en áreas escolares y hospitalarias, en otras irregularidades.

"Cuando detengo a un automovilista por cometer alguna infracción, lo primero que le indico es el motivo de la detención, pero algunos tratan de negociar la infracción con un billete por delante", enfatizó el oficial de tránsito.

Aseveró que el ciudadano está programado para ofrecer dinero por delante, en vez que acepte su responsabilidad y así pague su infracción ante el Ayuntamiento.

"Hay de todo, automovilistas conscientes, prepotentes, influyentes, autoritarios, que piensan que porque trabajan en dependencia de gobierno van a evadir el Reglamento de Movilidad Urbana", dijo el agente.