Pide relator de ONU investigar a fondo caso Tlatlaya

El relator especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias celebró que la detención de 8 militares involucrados en el caso y pidió protección para las sobrevivientes.
La policía estatal se encuentra en la bodega en Tlatlaya, Estado de México, donde murieron 22 personas en un enfrentamiento con el Ejército.
La policía estatal se encuentra en la bodega en Tlatlaya, Estado de México, donde murieron 22 personas en un enfrentamiento con el Ejército. (AP/Archivo)

Ciudad de México

El relator especial de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Christof Heyns, celebró la decisión de las autoridades mexicanas de detener a ocho militares que participaron en la muerte de 22 presuntos delincuentes en Tlatlaya, Estado de México, en lo que podría ser un caso de ejecuciones sumarias.

Además, instó a que se realice una investigación rápida e independiente sobre esas muertes y se garantice la protección de las víctimas sobrevivientes y testigos.

"El gobierno de México tiene la obligación de investigar a fondo, juzgar y sancionar todos los presuntos casos de ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias", recalcó Heyns.

Señaló que "toda pérdida de la vida que resulte del uso excesivo de la fuerza y sin el estricto cumplimiento de los principios de necesidad y proporcionalidad es un caso de privación arbitraria de la vida y, por lo tanto, es ilegal".

"Sólo se puede recurrir al uso intencional de armas letales cuando sea estrictamente necesario para impedir que una persona detenida escape, o cuando sea estrictamente inevitable para proteger la vida, es decir, cuando haya peligro inminente de muerte o lesiones graves", dijo Heyns. Señaló que de acuerdo con información reciente quizá éste no fue el caso en Tlatlaya.

"La detención de ocho de los soldados sospechosos de haber participado en esas muertes es un paso en la dirección correcta hacia la justicia para las víctimas y la rendición de cuentas por sus muertes", dijo, "voy a observar de cerca el progreso en la investigación, y recibiré con beneplácito toda información oficial sobre esta y otras medidas tomadas".

El relator especial de la ONU pidió además al gobierno mexicano proporcionar medidas urgentes de protección para la sobreviviente que dio testimonio, así como para las dos detenidas, para el periodista y el fotógrafo que produjeron el artículo que contradice la versión oficial del hecho y los medios de comunicación que lo publicaron.

El nuevo relator especial sobre libertad de expresión, David Kaye, también exhortó a las autoridades mexicanas a que garanticen la seguridad de todos los trabajadores de los medios en cuestión.

En notas publicadas por la agencia Associated Press y la revista Esquire, edición mexicana, dos testimonios relatan cómo la madrugada del 30 de junio llegaron soldados a una bodega en Tlatlaya, donde hubo un enfrentamiento después del que los presuntos delincuentes se rindieron, pero una vez que estaban en el piso, los miembros del Ejército los ejecutaron.