Tlaquepaque: el séptimo municipio que toma la seguridad la Fuerza Única

En las pasadas administraciones municipales, Cocula, Casimiro Castillo, Villa Purificación, Unión de Tula, Pihuamo y Jilotlán de los Dolores habían sido resguardadas por la Fuerza Única en lo que ...
La Fuerza Única de Jalisco entró en funciones en la administración de Aristóteles Sandoval
La Fuerza Única de Jalisco entró en funciones en la administración de Aristóteles Sandoval (Archivo)

Guadalajara

En el tiempo que tiene a cargo el actual gobierno del estado por parte de Jorge Aristóteles Sandoval ha tomado la vigilancia la Fuerza Única en siete municipios de Jalisco, incluido este día Tlaquepaque; los otros restantes son Cocula, Casimiro Castillo, Villa Purificación, Unión de Tula, Pihuamo y Jilotlán de los Dolores, que fueron durante las pasadas administraciones municipales, pero esta es la primera ocasión en que el Ejército toma parte del operativo en un municipio del Área Metropolitana de Guadalajara.

Los dos primeros municipios que quedaron a cargo de la Fuerza Única del Estado fueron Cocula y Casimiro Castillo luego que se realizó un desarme a los policías de ambos municipios y los mantuvo acuartelados en lo que el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza realizó una reevaluación a los 45 policías con que contaba Cocula y los 26 de Casimiro Castillo, esto en diciembre de 2014.

En aquel entonces el secretario general de gobierno de Jalisco, Roberto López Lara, informó que el gobernador del estado tomó la decisión de intervenir las policías municipales de Casimiro Castillo y Cocula, porque se presumía que varios uniformados de dichas corporaciones estaban coludidos con el crimen organizado.

Según datos del INEGI, que comprenden el periodo de 2008 a 2010, la prevalencia total de delitos era mayor en Casimiro Castillo que en Cocula tanto en hechos del fuero común como del fuero federal, sobre todo en delitos patrimoniales.

Posteriormente en el mes de mayo de 2015 las policías municipales de Villa Purificación y Unión de Tula también fueron desarmadas e investigadas por su posible relación con el crimen organizado, luego de los hechos violentos del primero de mayo en varios municipios de Jalisco, incluida la zona metropolitana de Guadalajara en los que hubo bloqueos con vehículos incendiados y fue derribada una aeronave militar al interior del estado.

En aquella fecha el gobernador de Jalisco señaló que "con estas acciones, hoy enmarcadas en torno al Operativo Jalisco, que lleva a cabo el Estado mexicano, damos pasos contundentes y precisos de cara a la erradicación del mal que nos aqueja como entidad, al tiempo que fortalecemos las tareas de colaboración con las instancias federales".

Al mes siguiente, en junio de 2015, policías de los municipios Pihuamo y Jilotlán de los Dolores también fueron retenidos para ser investigados y durante este tiempo la seguridad quedó a cargo de la Fuerza Única del Estado, posteriormente los oficiales de ambos municipios fueron dejados en libertad porque el Agente del Ministerio Público no pudo comprobar que tuvieran nexos con el crimen organizado.