'Tito Torbellino' le cantó a narcos sanguinarios

El intérprete de banda y música norteña le cantó al amor, pero con el paso del tiempo solo dedicó sus canciones a capos del narcotráfico y sicarios.
Tito Torbellino cantaba canciones de desamor, pero lo suyo eran los corridos para narcos
Tito Torbellino cantaba canciones de desamor, pero lo suyo eran los corridos para narcos (Especial)

Ciudad de México

Pedrón Ántrax y Alfredo El Junior Beltrán Guzmán, señalados como unos de los narcos más sanguinarios, son algunos de los capos de la droga que inspiraron los corridos de Tito Torbellino.

Tomás Tovar Rascón, cantante de banda y música norteña mejor conocido como Tito Torbellino, fue baleado ayer en un restaurante de Ciudad Obregón, Sonora.

En su inicio en la música, Tito interpretó lo mismo canciones de desamor que corridos, pero con el paso del tiempo, el cantante originario de Phoenix, Arizona, se inclinó solo por temas dedicados a narcotraficantes de cárteles como Los Beltrán-Leyva, Los Ántrax y Los Canelos.  

Aquí algunas de sus canciones más representativas:

Rosalino Sánchez Felix

“Me dolió morir muy joven y dejar a mi familia, fue un sueño incompleto y no tuve alternativa, pero a través de ustedes mi voz sigue estando viva”, le cantó Tito Torbellino al cantante sinaloense de narcorridos Chalino Sánchez, quien, como él, fue asesinado en 1992 por un comando armado al bajarse del escenario.

Te la pasas, con Espinoza Paz

Entre los temas que Tito dedicó al amor está éste, en el que el cantante y compositor de música popular Espinoza Paz le dice adiós a una mujer que gusta de ser caprichosa y hacer dramas.


Pedrón Ántrax

Este corrido es para Pedro Valenzuela Meza, uno de los líderes de plaza del grupo delictivo Los Ántrax, calificado de sanguinario porque secuestraba y mutilaba a sus víctimas. Murió por balas del Ejécito cuando reguardaba una casa de seguridad en la que tenía cautiva a una niña de 5 años.

Alfredo Beltrán Guzmán

Tito Torbellino también le cantó a a su tocayo (así le llama) El Junior Beltrán Guzmán, hijo Alfredo Beltrán Leyva, a quien describe como un hombre tranquilo, de mirada fija, con un gusto por las pistolas y caballos, y de trato especial hacia las mujeres.

La Ley del Sicario

En este corrido, Tito describe a los sicarios y algunas de sus normas, como aquella de que “después averiguo, primero disparo”. Además narra las vivencias y sadismo de Los Antráx, a quienes les atribuye ideas como “reviento cabezas, nunca dejo testigos. Sí soy sanguinario, castigo al malnacido”

Chuy y Mauricio

La canción cuenta la historia de dos primos que dejan atrás a su familia en Durango en busca del sueño americano; sin embargo, al cruzar la frontera se unen al grupo delictivo de Los Canelos.