Tirso tenía fuertes lazos con equipos del futbol mexicano

Un jugador reveló que Tirso Martínez pagaba en efectivo el sueldo de los jugadores; se le ligó al Querétaro y al Celaya; Gallos e Irapuato fueron desafiliados
Este es un documento con los cargos en contra de Tirso Martínez.
Este es un documento con los cargos en contra de Tirso Martínez.

León, GTO.

Tirso Martínez Sánchez tenía fuertes lazos con el futbol. Se ostentaba como directivo del Club Irapuato a principios de 2002, en la época en que el club fresero obtuvo su ascenso a Primera División al vencer al León. El joyero Kléber Mayer también figuraba en la administración.

“El Futbolista” ganó de ahí ese alias. Hace una década también se le consideró propietario del Querétaro, donde se presume lavó dinero al igual que en Irapuato y Celaya. Querétaro e Irapuato fueron desafiliados en julio de 2004.

Pagaba en efectivo con dólares y pesos a sus jugadores y usó a promotores argentinos como operadores administrativos para los clubes en los que participó en el balompié mexicano. Esos promotores los conoció cuando le trajeron a jugadores como Josemir Lujambio, Cristian Traverso y Diego Garay, entre otros.

Lo anterior lo aseguró a MILENIO un ex jugador del Irapuato que estuvo durante la época en la que Tirso era el propietario de los freseros, y que pidió no se revelara su nombre.

“Al señor Tirso lo podías ver llegar al Estadio lo mismo en un Lamborghini que en un Tsuru, casi no se dejaba ver y en pocas ocasiones bajó a saludarnos”, confesó.

“(Él) ahí se veía en los partidos, era raro poder verlo muy seguido pero en los partidos casi siempre estaba”, contó el jugador en exclusiva.

El ex jugador que estuvo por un buen tiempo con el Irapuato aseguró que nunca se percató de nada extraño a excepción de la manera en la que le pagaban a él y al resto de sus compañeros.

Cuenta que el dinero lo recibían en efectivo y por lo regular el pago se hacía a bordo de vehículos.

La fuente consultada define a Tirso Martínez como una persona amable, aunque cuando el equipo andaba mal, futbolísticamente hablando, se molestaba y los pagos se retrasaban un poco más de lo habitual.

El ex futbolista recordó que cuando terminó la administración de Tirso Martínez, luego de que la Federación Mexicana de Futbol, encabezada en aquel entonces por Alberto de la Torre, comprara la franquicia del Irapuato, algunas de las cartas de los jugadores pasaron a manos de este organismo y posteriormente liberadas en favor de cada uno de los futbolistas.