Terminan paro o se van, advierte Núñez a policías

Los inconformes explican que hay elementos que alcanzarían hasta $450 mil por 20 años de servicio y otros un millón por más de 30.
El mandatario tabasqueño dijo que se mantienen las investigaciones contra agentes.
El mandatario tabasqueño dijo que se mantienen las investigaciones contra agentes. (Especial)

Tabasco

Arturo Núñez, gobernador de Tabasco, llamó a los policías estatales que desde hace 14 días mantienen un paro de labores a regresar de inmediato a trabajar o de lo contrario comenzarán los procedimientos administrativos para despedirlos.

En conferencia de prensa en Palacio de Gobierno, advirtió que no cederá a chantajes, por lo que continuarán las averiguaciones previas que se abrieron contra los uniformados por al menos tres delitos.

Incluso hizo un llamado a los  jóvenes de entre 18 a 28 años a mantenerse atentos a la convocatoria que emita la Secretaría de Seguridad Pública estatal para sumarse a sus filas.

En respuesta, Isabelino León Miranda, líder de los policías inconformes, aseguró que no regresarán a sus labores, mientras permanezca al frente de la corporación el general Audomaro Martínez Zapata.

Además, afirmó que aceptarán el despido, pues son más de 5 mil los elementos que alcanzarían unos 450 mil pesos de liquidación por antigüedad de 20 años y hasta un millón de pesos los que tienen tres décadas en la corporación.

Reprochó que se pretenda improvisar una policía, pues la preparación para esa tarea dura al menos dos años.

Un día antes, fue declarado roto el diálogo entre policías y autoridades debido, según el secretario de Gobierno, Raúl Ojeda, a que los inconformes mantuvieron su exigencia de cesar a casi medio centenar de mandos medios.

Los elementos aclararon que mantendrían abiertas las negociaciones solo directamente con el gobernador.

Al respecto, Núñez recalcó ayer que desde hace dos semanas se han realizado al menos siete reuniones con los policías paristas, pero sostuvo que no se pudo avanzar por el cambio de demandas e interlocutores entre los policías y porque la protesta “no está relacionada de ninguna manera con el mejoramiento de las condiciones de trabajo de todos los policías, sino con el apoderamiento de la corporación por unos cuantos”.

Esto, sostuvo, se demuestra con la petición de renuncia del titular de la SSP, que después fue cambiada por el cese de 72 mandos medios y superiores, “cifra que ha ido variando, para poner en su lugar a elementos que les fueran afines, supuestamente electos en asambleas internas”.