El TSJDF, listo para el inicio de juicios orales

Se invirtieron 200 millones de pesos para crear 30 salas de audiencia, salas para juzgados de control y unidades de gestión.
Édgar Elías azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia capitalino.
Édgar Elías azar, presidente del Tribunal Superior de Justicia capitalino. (Mónica González)

México

El Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal se declaró listo para enfrentar el nuevo sistema de justicia penal de delitos no graves en la Ciudad de México, a través de 40 jueces que entrarán en funciones el próximo 16 de enero.

El presidente del organismo, Édgar Elías Azar, afirmó que para aterrizar la justicia oral fue necesaria la remodelación de un edificio en la colonia Doctores, el cual será equipado con tecnología de punta que permita a las autoridades grabar en audio y video las audiencias.

La inversión, dijo, fue superior a 200 millones de pesos que sirvieron para crear 30 salas de audiencia, salas para juzgados de control, salas de juicio oral, cuatro unidades de gestión administrativa, donde estarán al menos 25 trabajadores administrativos y una unidad de mediación.

La inversión estimada por la obra civil fue de 75 millones de pesos y el resto de los recursos fueron para la compra de mobiliario, pantallas, cámaras de circuito cerrado, equipo de audio y video y un sistema para almacenar las audiencias.

Los nuevos jueces surgieron de una convocatoria interna que lanzó el tribunal entre los impartidores de justicia que operaban en los juzgados penales escritos. Ellos fueron capacitados en los últimos tres meses, y a decir de la directora del Instituto de Estudios Judiciales, Ángela Quiroga, ya se unieron ministerios públicos y defensores de oficio para participar en las “simulaciones” de los juicios orales.

“Aquí se privilegiarán la transparencia y la oralidad, todo estará al alcance de las personas, no se ocultará nada, porque en este edificio ya se acondicionó con tecnología verdaderamente de vanguardia para que cada audiencia, cada decisión que tomen los jueces sea grabada y almacenada como ordena el nuevos sistema de justicia”, dijo.

El último informe anual del tribunal indica que durante 2014 iniciaron 9 mil 582 procesos penales de delitos no graves y al mismo tiempo se dictaron 9 mil 181 sentencias.

Ante este panorama, el presidente del órgano autónomo advirtió que paulatinamente en la ciudad entrarán en funciones otros 50 jueces y así conformar un grupo de 90 impartidores de justicia especializados en la oralidad de delitos que se persigan por querella.

Estos ilícitos son: lesiones simples que no pongan en peligro la vida y tarden en sanar menos de 15 días, lesiones culposas, privación de la libertad con el propósito de realizar un acto sexual, simulación de secuestro, hostigamiento sexual, estupro y delitos que atentan contra el cumplimiento de la obligación alimentaria.

También se encuentra el abandono de personas, violencia intrafamiliar, discriminación, amenazas, allanamiento de morada, retención y sustracción de menores, robo simple, abuso de confianza, fraude, despojo y daño a la propiedad.

Además de ilícitos que se cometen durante las manifestaciones, como ataques a la paz pública, ultrajes a la autoridad, portación de objetos aptos para agredir.

También considera el ejercicio ilegal del propio derecho, fraude procesal y violación de correspondencia.

“Estamos correctos que este 16 de enero será el punto de partida para que la reforma constitucional sea una realidad en la Ciudad de México, así hasta alcanzar la oralidad en los juicios penales de delitos de alto impacto que será en 2016”, abundó Elías Azar.

El déficit

Ante el presupuesto asignado por la ALDF, el Tribunal Superior de Justicia capitalino comenzará el año con un déficit superior a mil millones de pesos.

Édgar Elías Azar señaló que los 4 mil 260 millones 167 mil 609 pesos que le asignaron serán insuficientes para instaurar los juicios orales.

Dijo que no le preocupa que los diputados no hayan accedido a entregarle 11 mil 751 millones, necesarios para construir edificios y contratar y capacitar personal.