Suman elementos de la FGE 677 averiguaciones

Las deficiencias principales radican en las sanciones a los malos elementos y a la falta de seguimiento a las bajas policiales.
El análisis evalúa a las policías estatales de todo el país.
El análisis evalúa a las policías estatales de todo el país. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Desde la creación de la Fiscalía General del Estado (FGE) y hasta el cierre de 2014, se han iniciado 677 averiguaciones previas en contra de elementos de la corporación según revelaron autoridades estatales al estudio  “Semáforo del desarrollo policial del estado de Jalisco” elaborado por la organización Causa en Común, que encabeza María Elena Morera.

El análisis que evalúa a las policías estatales del país, también señala que se iniciaron además 693 procedimientos administrativos, de los cuales no se da ningún resultado. El estudio analiza las vertientes de carrera policial, profesionalización, control de confianza y régimen disciplinario, siendo este último el talón de Aquiles de la FGE.

“El régimen disciplinario constituye un eje prioritario en materia de desarrollo policial, ya que mediante éste se realiza la supervisión y vigilancia de los cuerpos policiales, por lo que se deben establecer prácticas institucionalizadas y transparentes, que contribuyan a fomentar la reconstrucción del vínculo de confianza entre las autoridades y la población, consolidando así instituciones cercanas a la ciudadanía y conscientes de la trascendencia de sus funciones en un Estado democrático… Los estados con mayor rezago en esta materia: Coahuila, Michoacán, Nayarit, Zacatecas, Baja California Sur, Tlaxcala, Guerrero y Jalisco”,  menciona el documento.

La calificación que otorgan a Jalisco es de 6.75, lo que ubica a la entidad a media tabla por debajo de entidades como Durango o el Estado de México.

Consideran además que tanto la Contraloría, como la Visitaduría, los órganos de control interno de la FGEJ requieren de mayor personal para realizar el trabajo con celeridad y mejorar la supervisión.

“La Fiscalía no cuenta con una Comisión de Honor y Justicia pero se está analizando el manual donde se especificará cómo se conformará. Por lo tanto no se pudo identificar un procedimiento para procesar las bajas pendientes” afirman en el análisis.

También señalan que no se le da seguimiento a las bajas generadas tras reprobar las pruebas de control de confianza. Al cierre del 2014 existían al menos 1,330 bajas pendientes de personal estatal de Seguridad pública no aprobado.

Aunado a las bajas otro tema que también pega a la corporación es el relativo al reclutamiento, pues señalan que por falta de presupuesto no se cuentan con las instalaciones idóneas para el Centro de Evaluación y Control de Confianza, aunque este ha sido revaluado por el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Ante ellos el proceso de altas para el nuevo personal es lento.

En agosto del año pasado se estaban esperando 95 dictámenes del C3 para que los aspirantes pudieran ser integrados a la formación inicial. De acuerdo con las cifras proporcionadas por los titulares, en 2013 egresaron 39 elementos (7 policías custodios y 32 policías estatales), mientras que en 2014 se formaron 86 elementos (5 policías estatales, 41 policías custodios y 40 policías viales).