Sujeto se atora al querer entrar a una casa

Quedó atrapado entre la reja y el piso cerca de 45 minutos; fue descubierto por veladores del lugar.
“El pollo” quedó atorado por varios minutos bajo esta reja.
“El pollo” quedó atorado por varios minutos bajo esta reja. (Milenio)

Tampico

Fue encontrado por veladores de la zona centro, un sujeto que aparentemente se le hizo fácil el meterse por debajo de una reja para visitar a un amigo en horas de la madrugada, solo que para su mala fortuna al meterse a la fuerza se quedó atorado y permaneció así, por espacio de más de 45 minutos, logrando liberarse justo antes que llegara el personal de la Sedena.

Fue al filo de las 02:30 horas cuando personal de vigilancia que realiza recorridos en calles de la zona centro, avistaron a un sujeto que estaba “atorado” en la parte baja de las rejas de una puerta tubular de acero de un edificio ubicado en la calle Altamira entre Doctor Carlos Canseco y Doctor Gochicoa.

Nervioso el sujeto al darse cuenta que nada podía hacer, ya que por la posición en que estaba, sus pies no lograban tener el suficiente agarre para poder empujarse y salir bien librado del atolladero en el que se encontraba.

De ahí que justo cuando ya había logrado pasar el torso, se quedó atorado y pese a sus esfuerzos todo era infructuoso, ya que sus pies resbalaban y el momento se tornaba cada vez mas embarazoso, ya que los vigilantes dieron aviso a la central de radio y el personal de la Sedena estaba por llegar de un momento a otro.

Haciendo un esfuerzo supremo el sujeto empujó su cuerpo hacia afuera y de esta forma logró escapar de su prisión y fue en ese momento cuando un inquilino bajó rápidamente y llamándolo solamente como “Pollo”, le abrió el candado de la puerta y lo condujo de inmediato hacia alguno de los departamentos del edificio que pretendió allanar, logrando evitar de esta forma el ser intervenido por el personal militar para conocer los motivos que tuvo para efectuar esta complicada y poca ortodoxa maniobra de visita furtiva.