Sufren para reclamar los cuerpos hallados en fosas

Desde ayer, familiares de desaparecidos acuden al IJCF y a la PGR para pedir informes sobrelos restos humanos encontrados en predios de La Barca, sin embargo, no les dan respuesta.
Las autoridades conemzaron los trabajos de búsqueda el pasado 9 de noviembre.
Las autoridades conemzaron los trabajos de búsqueda el pasado 9 de noviembre. (Nacho Reyes)

Guadalajara

La lenta burocracia de las autoridades federales y estatales es a lo que se tienen que enfrentar familiares de personas desaparecidas que intentan buscar a sus seres queridos entre los cuerpos encontrados en las fosas clandestinas ubicadas en el municipio de La Barca.

Desde ayer, familias provenientes en su mayoría de municipios michoacanos, como Vista Hermosa y Briseñas, han acudido al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) para pedir informes sobre la manera en la cual pueden verificar si entre los 48 cuerpos que han sido localizados en las fosas clandestinas se encuentra el de su familiar.

El problema surge cuando se les informa que los cadáveres han sido llevados a la Ciudad de México, por lo que de la morgue de la ciudad las personas son remitidas a la Procuraduría General de la República (PGR) en Jalisco.

Una vez que llegan a la PGR, se les indica que deberán marcar a un número telefónico con clave lada de la Ciudad de México, en donde se les brindará información de los trámites a seguir para que el Agente del Ministerio Público Federal ordene la práctica de un examen de ADN, el cual servirá para confirmar la identidad del cadáver.

Una mujer de la tercera edad, cuyo nombre pidió no fuera reveladopor motivos de seguridad, tiene dos años buscando a su hijo que desapareció en el municipio de Tepatitlán, Jalisco, acudió al mediodía del lunes al IJCF para ver si lo encontraba.

El médico que atendió a la señora le informó que en la delegación de la PGR le indicarían cómo puede saber si el cuerpo de su hijo había sido encontrado en una de las fosas clandestinas, recientemente localizadas en los límites de Jalisco y Michoacán.

Desesperada por la falta de ayuda de las autoridades estatales y federales, la mujer aseguró que tendrá que ir a la Ciudad de México “porque aquí nadie me dice nada, será más fácil allá. El problema ahora es ver quién me acompaña”, comentó la quejosa.

La señora espera que una vez estando en la capital del país, la búsqueda de su hijo sea más rápida que en Jalisco, en donde asegura que las autoridades estatales sólo le dan largas al asunto.

“En la Fiscalía me dicen que no hay pruebas de nada o de quién fue, yo más o menos sé quién fue, pero no tengo las pruebas y por eso no me hacen caso”, afirmó.

El peregrinar de esta mujer se une al de otra familia originaria del municipio de Vista Hermosa, Michoacán, que también acudió el mediodía de ayer a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de la ciudad para dar con el paradero de un joven, del cual no saben nada desde hace siete meses, sin embargo, se fueron de la morgue como llegaron, sin información.

Ayer, la SEIDO confirmó que ascendió a 48 el número de cadáveres encontrados en los predios localizados en el margen del río Lerma, los cuales todavía son escarbados en busca de más restos.