Sufre bullying estudiante mixteca y nadie hace nada

Angelina, de la Secundaria Técnica número 42 Ingeniero Alejo Peralta, fue golpeada por sus compañeros durante el receso; los directivos solo le recomendaron a su mamá llevarla al doctor.

Ciudad de México

Desde hace más de dos años, Angelina, una menor mixteca, ha sido víctima de bullying, lesiones y humillaciones por parte de sus compañeros de clase en una secundaria de la Secretaría de Educación Pública que se ubica en el barrio de Tepito.

Peor aún, la constante discriminación contra esta adolescente de 16 años ha sido solapada por maestros y personal de la Secundaria Técnica número 42 Ingeniero Alejo Peralta.

El jueves pasado otra humillación: en la mañana, durante un receso de clases, sus compañeros le dieron una golpiza dentro del aula. El ataque fue grabado y subido a las redes sociales para alardear de lo que hicieron contra “una india bajada del cerro a tamborazos”.

“Hemos metido muchas quejas, hemos ido en varias ocasiones a la escuela mi mamá y yo que soy su primo, y nada más son promesas de que se va a solucionar, de que todo se va a arreglar, de que se van a tomar medidas pero realmente no vemos solución"

Tras la agresión, los directivos y maestros de la secundaria que se localiza en Gorostiza y Tenochtitlan, colonia Morelos, sólo la trasladaron a una oficina, donde “recomendaron” a su mamá que la llevara al médico, pues recibió varios golpes, entre ellos una brutal patada en la cara ante las risas de estudiantes,  hombres y mujeres.

Cecilia Reyes, madre de la adolescente, habla mixteco, no entiende español. Ayer fue víctima, junto con su hija, del burocratismo en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, pues ningún servidor público quería atender la denuncia que intentó presentar contra los menores agresores.

Los constantes maltratos han repercutido en las calificaciones de Angelina, pues el promedio de 9.8 que obtuvo durante su primer año de secundaria, pasó a 8.1 durante el segundo ciclo escolar.

El jueves un par de compañeros le cubrieron el rostro con una chamarra para tirarla al piso, donde otras jovencitas la patearon.

 “La otra vez también me pegaron, pero me defendí, ahora sí quedé mal de mi cara, me encapucharon, me enojé, un compañero me encapuchó la cabeza y me dieron de mapes (sic) y principalmente la persona que me pegó (…) me dijeron que era una india bajada del cerro a tamborazos”, relató Angelina. 

“Los maestros sólo me bajaron a la orientación y mandaron a llamar a mi mamá y mandaron a llamar a la mamá de la otra, y le dijeron a mi mamá que me llevaran (al doctor) y que me curaran y ya”.

La adolescente acudió ayer con sus familiares a la PGJDF,   donde recorrieron diversas instancias, incluso el área encargada de resolver los casos de bullyng sin que nadie les hiciera caso.

Pese a que la menor mostraba las heridas en su rostro, cuello, pecho y los labios, ninguna autoridad atendió de manera oportuna tal situación, sin embargo al conocer del caso la Fiscal para Niñas, Niños y Adolescentes, Margarita Maguey, ordenó el inicio de la averiguación previa.

“Hemos metido muchas quejas, hemos ido en varias ocasiones a la escuela mi mamá y yo que soy su primo, y nada más son promesas de que se va a solucionar, de que todo se va a arreglar, de que se van a tomar medidas pero realmente no vemos solución.

“Son varios los problemas de que llaman de la escuela y nos dicen que ya le cortaron su mochila, que ya se la metieron al baño y la orinaron y todo ese tipo de cosas han pasado con ella y la insultan constantemente por ser indígena”, explicó Humberto Gil, su familiar.

Angelina es valiente, pues comentó que no dejará la secundaria, que seguirá adelante y que espera terminar el tercer grado para ir a la preparatoria y luego “estudiar mucho” porque se quiere titular como médico cirujano.