“Solo un tonto no quiere ver los rezagos que hay”

Se equivoca si cree que con 'guayabazos' resolverá los conflictos, responde Miguel Chávez Zavala, dirigente panista en Michoacán, a Fausto Vallejo.
Miguel Chávez Zavala.
Miguel Chávez Zavala. (Juan Carlos Bautista)

Morelia

Miguel Chávez Zavala, dirigente del PAN en Michoacán, calificó de "muy desafortunadas" las declaraciones del gobernador Fausto Vallejo en el sentido de que solamente los sordos, ciegos y mezquinos no ven el avance que tiene la entidad en los últimos meses.

Advirtió que el mandatario se equivoca con ese tipo de declaraciones y guayabazos a Enrique Peña Nieto y lo llamó a ser prudente y responsable en sus dichos sobre la marcha del estado.

"Él es el que está obligado a ser tolerante y mesurado, pues es el gobernador del estado", reiteró.

El panista atizó contra el mandatario michoacano:

"Sí vamos a empezar con las descalificaciones, lo que tendríamos que decir, en respuesta a sus declaraciones, es que solo un tonto, un ciego, un mezquino y un sordo no quiere ver los rezagos que hay en Michoacán".

Y es que apenas el pasado lunes Vallejo habló fuerte contra quienes critican su administración. "Solo un ciego se niega a ver los avances que hay, o un necio, o un mezquino".

Ante los dichos del mandatario, los panistas en Michoacán endureció su postura y expresaron, en voz de su dirigente, que "se equivoca el gobernador si cree que solo con declaraciones y guayabazos al presidente Enrique Peña Nieto va a resolver los problemas de Michoacán".

Nosotros, agregó, somos una oposición responsable que tiene que señalar los errores, somos un contra peso normal del titular del Ejecutivo. "Es desafortunado que no estén preparados para la crítica", consideró Chávez Zavala.

Y remató: "Al que no le guste lo caliente, que no se meta a la cocina".

En rueda de prensa, presentó una lista de organismos y cámaras empresariales que se quejan constantemente de que el anhelado desarrollo de Michoacán no se consolida.

Además, denunció que las cinco obras más importantes de la capital michoacana se adjudicaron a empresas constructoras del Estado de México.