Sigue desaparecida bebé de mujer asesinada

La madre de la niña Laura Patricia Vázquez ya había denunciando en tres ocasiones las amenazas de muerte y el maltrato que le daba su esposo.
La bebé continúa desaparecida.
La bebé continúa desaparecida. (Especial)

León, Gto.

La niña de cinco meses de edad Ivana Geraldin Castro Vázquez hija de una mujer asesinada por su esposo el 22 de septiembre, aún no ha sido localizada. La alerta Amber sigue activa pero no se sabe nada de la menor.

La madre de la niña Laura Patricia Vázquez ya había denunciando en tres ocasiones las amenazas de muerte y el maltrato que le daba su esposo, pero las autoridades ministeriales no habían actuado en contra del hombre.

El día en que fue asesinada Laura Patricia las autoridades no informaron sobre lo ocurrido.

Fue hasta el 1 de octubre que la Procuraduría General de Justicia dio a conocer el crimen, pero hasta que tenían detenido a Miguel Ángel Castro Rocha por el delito de feminicidio.

El comunicado emitido el primero de octubre decía que la Procuraduría General de Justicia del Estado logra la detención, consignación y formal prisión de Miguel Ángel Castro Rocha por el delito de feminicidio.

Detalla el informe que el 22 de septiembre del presente año, a las 2:10 horas aproximadamente, los elementos de la Policía Ministerial tuvieron conocimiento del hecho registrado al interior de un inmueble ubicado en la Colonia Villas de Nuestra Señora de la Luz, en la ciudad de León.

Al realizar la investigación se logra determinar que a pesar de estar distanciados, el Miguel Ángel Castro acudió a visitar a su aún esposa al domicilio que ella rentaba y en ella dialogaron sobre la posibilidad de hacer nuevamente vida en común.

En medio de la charla, Miguel Ángel Castro dijo que comenzaron a discutir y él le oprimió el cuello y le cortó la respiración. Según su dicho, él afirma que ella no falleció a consecuencia de esta acción, sino que salió a buscar a la hermana de la víctima a solicitar ayuda, pues aquella se encontraba mal y cuando llegaron, se dan cuenta que ha fallecido.

Laura pierde la vida y se tiene como causa de la muerte la asfixia por estrangulación y como pruebas se tienen: que el inculpado llevaba consigo el teléfono de la víctima, las llaves de la casa de la víctima, la periciales médicas y criminalísticas que confirman la causa de la muerte y una confesión calificada divisible, en donde acepta haber ejercido presión sobre el cuello de la víctima. Confesión esta que fue rendida ante el Ministerio Público con todos los requisitos legales pues incluso estuvo asistido por un defensor.

La hermana de la víctima da aviso a las autoridades y el Ministerio Público se presenta acompañado de Policía Ministerial y Servicios Periciales y por el actuar conjunto se llega a determinar el ejercicio de la acción penal en contra del inculpado.

Y en el mismo comunicado se detalla que al Ministerio Público le notificaron que se dictó el auto de formal prisión por el delito de feminicidio contra Miguel Castro.