Sicosis en la colonia de Naucalpan donde mataron a una niña de 10 años

Habitantes de Praderas de San Mateo, salieron de sus casas armados con palos y tubos para perseguir a los supuestos secuestradores e incluso se movilizaron policías federales y soldados del Ejército.
Los vecinos salieron de sus hogares.
Los vecinos salieron de sus hogares. (Especial)

Naucalpan

Ante la voz de alarma que unos hombres pretendieron secuestrar una niña, habitantes de la colonia Praderas de San Mateo, salieron de sus casas armados con palos y tubos para perseguir a los supuestos maleantes e incluso se movilizaron policías federales y soldados del Ejército Mexicano hacia esa comunidad.

Fue la tarde de este martes, cuando se corrió el rumor del presunto plagio y que incluso la niña se salvó porque gritó para pedir ayuda y la comunidad que se encuentra en estado de sicosis por el ataque sexual y asesinato de la niña Evelyn de 10 años cometido el 31 de octubre, de inmediato salieron armados para capturar a los presuntos plagiarios.

Policías Federales y soldados del Ejército se sumaron a la búsqueda de los sospechosos, que a decir de algunos vecinos se habrían escondido en alguna vivienda, las cuales fueron revisadas por la gente, pero al parecer fue una falsa alarma, por lo pasadas las cinco de la tarde, se retiraron.

Para evitar que huyeran los supuestos maleantes, los vecinos cerraron las calles principales que dan acceso a la entrada y salida de la colonia como son las avenidas San Mateo, Hidalgo, y las calles 5 de Febrero, 13 y 15 de Febrero.

TE RECOMENDAMOS: Localizan cuerpo de menor en Naucalpan

Las mismas familias de las casas donde creyeron que se escondieron los sospechosos, permitieron que los vecinos armados con palos y tubos ingresaran a sus viviendas para buscarlos y algunos hombres se apostaron en las azoteas para vigilar las calles.

Después del homicidio de Evelyn, los vecinos de Praderas de San Mateo y colonias vecinas se han manifestado reiteradamente para pedir seguridad al gobierno municipal y estatal.

Apenas el lunes de esta semana, 300 habitantes de la Cuenca de San Mateo marcharon hacia el Palacio municipal para exigir seguridad en sus comunidades, pero no fueron recibidos por las autoridades.

Esta tarde se propagó el pánico y cientos de personas de Praderas de San Mateo siguen en las calles armados.

RAM