Sentencian a 18 años de cárcel a tratante de blancas en Ciudad Juárez

Julia Alicia González Ávila prostituía a cuatro adolescentes, una de ellas escapó de la casa donde estaba cautiva y acudió por ayuda; hoy un tribunal comprobó la responsabilidad penal.
Julia Alicia González Ávila no pudo desvanecer las pruebas que aportó en su contra el MP; también deberá pagar 94 mil pesos por concepto de multa.
Julia Alicia González Ávila no pudo desvanecer las pruebas que aportó en su contra el MP; también deberá pagar 94 mil pesos por concepto de multa.

CHIHUAHUA

En lo que fue el primer juicio oral de trata de personas que se celebró en Ciudad Juárez, Chihuahua, una mujer fue sentenciada a 18 años de cárcel, luego de que cometiera dicho delito en perjuicio de cuatro adolescentes que ofrecía en el aviso clasificado.

El Tribunal de Juicio Oral que comprobó la responsabilidad penal de la indiciada, Julia Alicia González Ávila, quien no pudo desvanecer las pruebas que aportó en su contra el Ministerio Público, la sentenció a pagar 94 mil pesos por concepto de multa.

Durante la audiencia se dio a conocer que la tratante de blancas fue asegurada el pasado 20 de enero del 2012. “Una de las menores escapó de la casa y dijo a elementos de la Policía Municipal que estaba siendo prostituida por una mujer…”.

Tras recibir la denuncia, los agentes preventivos se trasladaron de inmediato a una vivienda ubicada en la calle Ramón Aranda 169, de la colonia Chihuahua, donde encontraron a otras tres menores que eran explotadas sexualmente por la hoy sentenciada.

“Las víctimas en su declaración ante el Ministerio Publico de la Unidad de Delitos Sexuales y Contra la Familia, mencionaron que González Ávila las anunciaba en el clasificado del periódico para ofrecerlas sexualmente”, se destacó en la averiguación previa.

Al ventilarse que las adolescentes eran llevadas a los clientes interesados para que las escogieran, se informó que durante la detención de la ‘madame’, también fue detenido su esposo, Jorge Alberto Gómez Naranjo, pero éste quedó libre por falta de pruebas.

Cabe señalar que mientras una de las menores acusó a González Ávila de tenerla secuestrada para obligarla a prostituirla, otra adolescente, identificada como “Karen” dijo que dos veces fue prostituida por la sentenciada, quien la última ocasión la obligó a trabajar porque no tenía muchachas.

De esa manera, juntó con “Estefany” y “Susana” eran llevadas con los clientes que llamaban al número que se publicaba en el aviso clasificado. Al llegar con el que llamaba, todas se bajaban del vehículo para que fueran escogidas por una “hora”.

“Creo que el servicio (sic) fue en Las Fuentes (motel), nos bajamos todas y el cliente escogió, me escogió a mí y él le pagó a ella, pasó una hora y me recogió; iba siempre en un carro que manejaba Felipe, el chofer de ella”, señaló la menor.