Sentencian a líder de la banda de secuestradores ‘Los Cruz’

Un juez condenó a 104 de cárcel a Julio Arturo Joo Garduño, quien dirigía al grupo criminal más violento del sexenio pasado, debido a que grababa videos donde exhibía el maltrato a sus víctimas.

Ciudad de México

Un juez federal sentenció a 104 de prisión a Julio Arturo Joo Garduño, líder de la banda de secuestradores 'Los Cruz', considerada la más violenta del sexenio pasado, debido a que enviaba y subía videos a Internet donde exhibía el maltrato físico y psicológico a los que sometía a sus víctimas para presionar el pago del rescate.

Esta banda también realizaba otras actividades delictivas, como el robo a camiones de valores y a sucursales bancarias.

Joo Garduño fue declarado penalmente responsable de los delitos de delincuencia organizada y secuestro en contra de tres víctimas, a una de las cuales asesinó.

El juez Cuarto de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en el Estado de México impuso la sentencia de 104 años de prisión, de la cual deberá compurgar sólo 70 años por ser la pena máxima señalada en el artículo 23 del Código Penal del Estado de México, vigente en la época en la que cometió los ilícitos.

Dentro del mismo juicio, la autoridad jurisdiccional sentenció a 34 años de prisión a Eduardo Enrique Clemente Garduño o Eduardo Enrique Armendáriz Gutiérrez, por los delitos de delincuencia organizada y secuestro en contra de una víctima.

Julio Arturo Joo fue detenido durante un operativo de la Procuraduría General de la República (PGR) realizado el 11 de agosto de 2008, en un inmueble ubicado en la calle Amapola número 12, colonia Jardines de Santa Cruz, municipio de Tultepec, Estado de México, donde se logró el rescate de una joven.

Asimismo, se logró la captura de Ricardo Flores Gutiérrez; Miriam Guadalupe Colín Pérez, La Chaparra; Héctor Sánchez Cruz; Marco Antonio Medel Rosales; Ana María Madrigal Moreno; Salvador Flores Gutiérrez; Eduardo Enrique Clemente Garduño; Humberto Sánchez Cruz, El Bebé y Efraín Sánchez Cruz.

Los Cruz interceptaban a sus víctimas con lujo de violencia; el modus operandi consistía en enviar videos donde las víctimas eran maltratadas física y psicológicamente, llegando a privar de la vida a una de ellas; además de utilizar teléfonos celulares y casetas telefónicas para realizar las llamadas de negociación con los familiares de los secuestrados; realizaban los cobros de rescate en el Estado de México y el Distrito Federal.

Al momento de la detención se les encontró en posesión de 18 teléfonos celulares de diversas marcas; un arma corta tipo escuadra .9 mm. con silenciador y un cargador, además tres vehículos y dos cámaras de video.

La Unidad de Secuestros de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), tiene acreditados ocho secuestros realizados por miembros de esta banda criminal en el Estado de México.