Sentencian a femenicida a 37 años de prisión

Efrén Mejía Gutiérrez fue sentenciado a una pena de 37 años de y seis meses de prisión por el delito de femenicidio cometido en agravio de su progenitora.

Pachuca de Soto

Efrén Mejía Gutiérrez fue sentenciado a una pena de 37 años de y seis meses de prisión por el delito de femenicidio cometido en agravio de su progenitora el pasado 7 de marzo de 2012 informó la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo.

La sanción fue impuesta por el Juez penal correspondiente con base a las evidencias recabadas por el Ministerio Público, luego de que el imputado asesinara a su madre con la ayuda de otra persona y un menor de edad.

Luego de permanecer en prisión preventiva, la Procuraduría informó que Mejía Gutiérrez aún le resta por purgar una pena de 37 años, además de una multa de 25 mil 817.96 pesos, además de la reparación del daño a favor de los deudos por la cantidad de 134 mil 470.03, montos fijados también por el juzgador.

De acuerdo con la causa penal 94/2012, el imputado privó de la vida a su madre de nombre Trinidad Gutiérrez Pérez, de 85 años de edad luego de arribar a su domicilio y gritarle “mamá, mamá abre la puerta”. Acto seguido, el homicida y sus acompañantes la golpearon con un leño, patearon, desnudaron e introdujeron a un costal para luego abandonar su cuerpo debajo de un árbol y taparlo con ramas

Derivado de distintas investigaciones por parte de los agentes investigadores y el Representante Social, Mejía Gutiérrez fue procesado por homicidio calificado agravado, debido a que el delito se cometió antes de la legislación que contempla el delito de femenicidio en la entidad, aunque contempla características del delito.

En relación al caso la Fiscalía Especializada en Atención a los Delitos de Género concluyó que dicha privación de la vida dejó de manifiesto su misoginia, violencia, desprecio, discriminación y desvalorización en contra de su figura materna en particular y la femenina en general.

Testigos aseguraron tener conocimiento de que el feminicida violentaba psicológicamente a su progenitora, al hacerla objeto de agresiones como aventarle las tortillas al piso, pedirle dinero prestado y no devolverlo hasta llegar al más alto grado de violencia contra una mujer, que fue planear y cometer el asesinato.

La PGJEH informó que despues del proceso penal, el acusado fue encontrado culpable por la autoridad judicial y acreedor a la pena que cumple.