Señales y huellas, en San Sebastían

El Ejército Mexicano, la Marina Armada de México y la Fuerza Única Regional, realizaron un operativo en los municipios de la Costa Sur.
En el sitio se encontraron casquillos de armas de alto poder.
En el sitio se encontraron casquillos de armas de alto poder. (Carlos Zepeda)

Guadalajara

La hipótesis de las autoridades, a más de 24 horas desde que 15 elementos de la Fuerza Única Regional perdieron la vida, emboscados por un grupo delictivo en la carretera Mascota-Las Palmas-Puerto Vallarta, a la altura del municipio de San Sebastián del Oeste, apunta a que la agresión ocurrió desde varios puntos contra las patrullas, luego de que estos  se detuvieran en la carretera al ver una camioneta de redilas en llamas en medio de la vialidad del Pueblo Mágico.

Los cuerpos policiales, quienes viajaban en convoy a Guadalajara procedentes de Puerto Vallarta, fueron un blanco fácil, donde los delincuentes lanzaron granadas de fragmentación provocando que las camionetas ardieran en llamadas.

El lugar donde ocurrió la agresión es testimonio del poder de las armas de fuego que utilizaron los sicarios para agredir a los uniformados. Casquillos percutidos, totalmente deformados, de rifles de alto poder, neumáticos quemados, así como pertenencias de los gendarmes caídos en el cumplimiento de su deber permanecen en el sitio de la emboscada.

La acción de los asesinos fue tan rápida, que los gendarmes no tuvieron oportunidad de repeler la agresión, pero sí de pedir apoyó a otras corporaciones de seguridad.

Los primeros policías en llegar al punto vinieron de Puerto Vallarta, desafortunadamente cuando arribaron, los responsables habían escapado.

Fuentes cercanas a las investigaciones aseguran que el incidente no duró más de cinco minutos, y que al menos una veintena de hombres habrían participado.

Ayer el Ejército Mexicano, la Marina  Armada de México y la Fuerza Única Regional, realizaron en los municipios de la Costa Sur de Jalisco operativos para dar con paradero de los responsables.

Por otra parte, los hechos violentos suscitados en San Sebastián del Oeste no han mermado la llegada de turistas, según Jesús Enrique Ramos Flores, Secretario de Turismo de Jalisco, pero sí ha aumentado entre los habitantes de municipios de la costa norte y sur, una percepción de inseguridad.