Estado mantiene alertas tras captura de líder criminal

El secretario de Seguridad de Nuevo León dijo que se encuentran preparados para cualquier suceso derivado de la detención; sin embargo, asegura que hay pocas posibilidades de una repercusión.

Monterrey

Tras la captura en Tamaulipas de Eleazar Medina Rojas, "El Chelelo", el secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, general Cuauhtémoc Antúnez, destacó que su corporación está lista para cualquier eventualidad, aunque no piensa que vaya a existir una repercusión o repunte de violencia en la entidad por esta detención.

"La Secretaría de Seguridad Pública está preparada para cualquier eventualidad de esta naturaleza, estamos dando un seguimiento constante a estas actividades y estamos previendo o anticipándonos a lo que pueda ocurrir, estamos listos.

"Yo creo que si son inteligentes, porque sí piensan, no van a hacer nada aquí", enfatizó el secretario de Seguridad Pública.

Además, señaló, el Estado sigue con sus alertas habituales e indicó que es en Tamaulipas donde se está reflejando esta situación, la cual no percibe que vaya a repercutir en Nuevo León.

"Nosotros aquí estamos en actividades normales, coordinados, sí, no hemos tenido ningún repunte de lo contrario, todo se está reflejando en Tamaulipas.

"Nuestras alertas siguen como siempre hemos estado, no hemos detectado absolutamente nada contrario a los actos que se están presentando en Tamaulipas que puedan repercutir aquí, hasta ahorita no hay nada de eso", precisó el general Cuauhtémoc Antúnez.

Sobre la detención en específico, el general aprovechó para reconocer el trabajo de las fuerzas federales.

"Pues bueno, va a llegar al lugar donde debe de estar, y así va a ser con todas estas gentes que no dejan de delinquir, hoy o mañana o más adelante se irán a los lugares donde deben de estar.

"Aquí se está demostrando la eficacia de las fuerzas federales para detener a todos estos delincuentes", puntualizó Antúnez.

Cabe destacar que Eleazar Medina Rojas, "El Chelelo", fue detenido anteriormente por el Ejército en el año 2007, cuando era jefe de plaza de un grupo de la delincuencia organizada en Nuevo León.