Segob abre "línea directa" con obispos por violencia

Serán atendidos por la oficina de Manuel Mondragón; la Iglesia imparte cursos a sacerdotes para saber responder a las balaceras.
Conferencia de prensa de integrantes del Episcopado.
Conferencia de prensa de integrantes del Episcopado.

México

La Secretaría de Gobernación estableció una línea directa con los obispos del país para recibir denuncias anónimas sobre violencia e inseguridad.

En conferencia de prensa, en el marco de la 96 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el arzobispo Carlos Garfias Merlo, de Acapulco, comentó que en la reunión con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el pasado domingo, los obispos expresaron la necesidad de tener una manera concreta de hacer las denuncias.

Para ello se estableció que habrá un mecanismo de contacto directo con el responsable de la Comisión de Seguridad Nacional, Manuel Mondragón, para hacer las denuncias que correspondan, incluso las de sacerdotes agredidos de ser necesario.

Es una línea para denuncias anónimas y también para tener conocimiento de lo que están haciendo las autoridades.

En la Arquidiócesis de Acapulco, expuso el arzobispo Carlos Garfias, se busca aportar a la paz a través de mecanismos de seguridad ya establecidos y por ello se ha tenido contacto con la Sedena y Marina, así como con la Comisión de Seguridad, a fin de contrarrestar el clima de inseguridad.

Parte de esos esfuerzos, dijo, son los talleres de instrucción para que los sacerdotes actúen en caso de situaciones de emergencia o violencia, como balaceras, que les imparte la delegación de la Comisión Nacional de Seguridad de Guerrero.

Actualmente se han desarrollado en tres parroquias: Nuestro Señor del Perpetuo Socorro, Nuestra Señora de Fátima y San Antonio de Padua. Estos talleres consisten en explicar cómo actuar, cómo tranquilizar a las personas y trasladarlas a un lugar seguro, así como en qué momento cerrar las puertas, dependiendo de cada circunstancia, sobre todo en “esa eventualidad que pareciera más próxima o más remota”

Asimismo, anunció que se ha planteado la posibilidad de que a nivel del Episcopado Mexicano se establezca algún mecanismo para aportar al proceso de la paz en el país.

Pero ésta se dará de acuerdo con la decisión de cada diócesis, porque cada una tiene sus procesos de pastoral. En Acapulco se da la atención a víctimas de la violencia en las parroquias donde se han establecido unos centros de escucha.

 El arzobispo Garfias Merlo también dio a conocer que se desconoce el paradero del sacerdote Carlos Ornelas Puga, desaparecido el pasado 3 de noviembre. Sin embargo, este tema al igual que el del sacerdote Santiago Alvarez Figueroa, desaparecido en la diócesis de Zamora desde diciembre del 2012. Pero no fueron tratados con el secretario de Gobernación.

El vocero de la CEM, Eugenio Lira, obispo auxiliar de Puebla, afirmó que en el encuentro con el titular de la Segob se les plantearon a los seis obispos asistentes las estrategias de seguridad para garantizar la seguridad de los mexicanos.

Advirtió que el uso del alza cuellos, de la vestimenta de los religiosos, “no es una armadura para evitar alguna dificultad”, sino una forma de dar testimonio.

Durante la realización de la 96 Asamblea Plenaria, los jerarcas católicos escucharon este jueves por la mañana a los obispos de Michoacán y Guerrero, quienes expusieron la situación de violencia e inseguridad que se vive en esas entidades y los obstáculos que tienen para realizar su trabajo pastoral.

:claves

Negociación

-La Conferencia del Episcopado Mexicano acordó con el gobierno federal establecer un canal directo de comunicación para que los obispos puedan hacer denuncias contra la delincuencia y poder ayudar a miembros de sus diócesis, creyentes o no.

-El secretario general de la CEM, Eugenio Lira, explicó que en la 96 asamblea plenaria del Episcopado, el Consejo de Presidencia se reunió con el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para acordar el mecanismo.