Cancelan boda en Valle de Bravo por temor a inseguridad

Las empresas del DF contratadas para proveer el banquete, la música y los dulces en una boda en ese municipio cancelaron su participación por los secuestros registrados durante agosto.
"Si a los proveedores que les van a pagar no quieren ir, imagínate los invitados”, dijo María.
"Si a los proveedores que les van a pagar no quieren ir, imagínate los invitados”, dijo María. (Tomada de Internet)

Ciudad de México

La boda de ensueño que Paula quería en Valle de Bravo se tambaleó por los secuestros en esa zona: tres de sus proveedores en la Ciudad de México le cancelaron los pedidos.

Desde febrero, Paula comenzó a organizar su boda. Quería algo cerca del Distrito Federal, pensó en Cuernavaca, Morelos, pero había escuchado que había muchos secuestros.

Eligió un rancho en Valle de Bravo, en el Estado de México. Todo estaba listo. Llevaba seis meses desde que comenzó a planear la boda; a mediados de agosto, algunos proveedores comenzaron a cancelar: el banquetero, el de la música y hasta el de los dulces, contó María, amiga de Paula.

"Justo hace dos semanas, casi todos sus proveedores en el DF le cancelaron. Le dijeron que no le podrían servir por el miedo a la inseguridad", narró María.

El secretario general de gobierno del Estado de México, José Manzur, dijo en conferencia de prensa el 18 de agosto que en lo que iba del mes se registraron tres denuncias con seis víctimas, las cuales ya fueron rescatadas.

Por su parte, el procurador de Justicia del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, informó el martes la detención de 19 personas por los secuestros en Valle de Bravo. Al día siguiente, nueve de ellas fueron vinculadas a proceso penal.

Isabel Miranda de Wallace, presidenta de la asociación Alto al Secuestro, dijo que en los primeros 15 días de agosto hubo 10 secuestros; mientras que Alejandro Martí, presidente de México SOS, reportó que, del 4 al 10 de agosto, se denunciaron cuatro secuestros con nueve víctimas.

María explicó que proveedores para la boda de Paula "les dijeron específicamente que no (irían) por la inseguridad. Que no querían ponerse en riesgo. Faltan seis meses, pero no sabían si en seis meses se iba a arreglar la situación".

El empleado del servicio de banquetes le contó a Paula que semanas antes habían brindado sus servicios en una boda y "habían secuestrado a dos invitados. Evidentemente, (Paula) cambió de sede y ya se va a casar aquí (en el DF). Si a los proveedores que les van a pagar no quieren ir, imagínate los invitados", dijo María.

MILENIO contactó a Ituarte en Banquetes, empresa que Paula contrató para proveerlos de comida el día de la boda, pero una trabajadora descartó vía telefónica que hayan tenido algún pedido para Valle de Bravo.

-Tienen pedidos para Valle de Bravo –se le pregunto a la empleada.

-Sí, pero son muy pocos, hasta ahorita nosotros no tenemos alguno ahí, -afirmó.

Algunas empresas organizadoras de eventos en Valle de Bravo indicaron que han tenido bajas en sus reservaciones, aunque sólo una admitió que le cancelaron un evento.

Sandra Esquivel, de la organizadora de eventos Todo Boda, dijo que en julio los contrataron para un evento gubernamental de Toluca, pero cancelaron el viernes 15 de agosto, cuando se difundieron los secuestros en Valle de Bravo. Explicó que el contrato consistía en rentar carpa, mesas y sillas.

Manifestó que algunos clientes los han contactado para saber "si es tan grave la delincuencia", pero les explican que no hay de qué preocuparse.

Marisol Esquivel, organizadora del jardín para eventos a la orilla del lago de Valle de Bravo, Hridaya Club Garden, explicó que sus clientes no han cancelado sus celebraciones, pero sí preguntan si es seguro el lugar.

Lucila Caballero, del Hotel Villas Paraiso ubicado en Valle de Bravo, dijo que han tenido una baja en sus clientes, la cual se la atribuyen al regreso a clases y a la información relacionada a los secuestros en el municipio. "(Las personas) no se han animado a venir".

Hasta el momento, los clientes no han cancelado sus reservaciones y esperan que no suceda en las bodas de octubre cuando hay más eventos, indicó Caballero.

Mientras algunos proveedores del Distrito Federal cancelan sus eventos en Valle de Bravo, Paula tendrá que improvisar seis meses antes de su boda en la Ciudad de México.