Denuncias de desaparición forzada supera secuestros

El Sistema Nacional de Seguridad Pública informó que en 2013 se registraron mil 696 casos, mientras que el INEGI manejó 105 mil 682, en las que supera hasta 79 veces.
Existen más casos de desaparición forzada.
Existen más casos de desaparición forzada. (Milenio Digital)

Durango

México encabeza la lista de países con más secuestros en el mundo, por arriba de Afganistán, Colombia e Iraq, según el Mapa de Riesgos de la consultora Control Risks.

Once estados presentan "focos rojos", y entre ellos están: Chihuahua, Coahuila, Michoacán, Morelos, Guerreo, Veracruz, Durango, Sinaloa, Tamaulipas y Jalisco.

De acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), al cierre de 2013 se registraron un total de mil 696 casos de secuestro, mientras que el INEGI manejó 105 mil 682, es decir, se supera hasta 79 veces el delito.

La diferencia entre los registros de estas instituciones, es por la cantidad de denuncias ante la agencia del Ministerio Público, mientras que el INEGI están valuados en las encuestas casa por casa.

Durango cerró el año pasado con mil 702 denuncias, de las cuales La Laguna según el informe de Incidencia Criminal, de enero a octubre de 2013 fueron solo siete en los municipios de Gómez Palacio y Lerdo.

Lo anterior debido a que las autoridades contabilizan por separado el secuestro, delitos definidos como la Privación de la Libertad Personal y la Desaparición Forzada de Personas.

Las penas

El primero en el mismo rango del tiempo del año pasado tuvo 33 casos y la Desaparición Forzada de Personas 85.

Las penas varían según lo establecido en el Código Penal del Estado de Durango y para la modalidad de secuestro según el artículo 362 indica que se impondrá de 30 a 70 años de prisión y de mil a tres mil días multa.

Para la "Privación de la Libertad", el artículo 360 señala que se impondrá de dos a cuatro años de prisión y de 100 a 400 días multa, al quien prive a otro de su libertad, sin el propósito de obtener un lucro, causar un daño o perjuicio.

Se considera "Desaparición Forzada de Personas", al servidor público que se aprovecha de sus atribuciones, oculta a una o varias personas o autoriza, apoye o consienta que otros lo hagan sin reconocer la existencia de la privación o niegue información sobre su paradero, impidiendo con ello el ejercicio de los recursos legales y las garantías procesales procedentes.

Se sancionará con prisión de cinco a 25 años y de 200 a 500 días multa, además de la destitución e inhabilitación para cualquier cargo, empleo o comisión hasta por 10 años, según el el artículo 364.

Mientras que por "Rapto", según el artículo 372, se aplicará de seis meses a sies años de prisión y de 10 a 100 días multa, a quien con violencia física o moral, engañe, sustraiga o retenga a una persona para satisfacer algún deseo erótico, sexual o para casarse.

Se toma en cuenta que en cada artículo dependiendo de sus agravantes, se incrementan las penas.

El término “Levantón”, tomado de los modismos de grupos del crimen organizado, es una variante de la "Privación de la Libertad" cada vez más frecuente, sobre todo en el norte del país y regiones donde las bandas tienen mayor presencia.

A diferencia de quienes son privados de su libertad en demanda de un rescate, los “Levantados”, saben que no hay negociación y que podrían terminar torturados, mutilados o asesinados.

El término no existe en el Código Penal y depende de lo que exijan los delincuentes, para poderse convertir en un delito.