En Puebla dan 7 años de cárcel a menores por matar a alumno

Edson y Rafael estarán internados ese tiempo en el Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes de Puebla, tras ser sentenciados por un tribunal por el homicidio de Sebastián Préstamo.
El 6 de febrero Sebastián salió de la escuela alrededor de la 16:00 horas en companía de Edson.
El 6 de febrero Sebastián salió de la escuela alrededor de la 16:00 horas en companía de Edson. (Tomada de Facebook)

Puebla

Los dos menores que secuestraron y asesinaron al estudiante de la preparatoria del Tec de Monterrey Campus Puebla, Sebastián Préstamo, recibieron una sentencia de siete años de internamiento en el Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes (CIEPA) de Puebla.

El Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla dio a conocer que el Juzgado Especializado en Adolescentes aplicó la pena máxima a Edson "N" y Rafael B", que es lo que establece la ley para menores infractores.

Indicó que a los dos menores de 17 años se les condicionó a la reparación del daño y a que lleven terapia familiar, como parte de la pena máxima de internamiento o auto de formal prisión.

Los dos menores quedarán libres cuando tengan 24 años de edad.

Ambos adolescentes fueron detenidos y acusados por el secuestro y homicidio de Sebastián Préstamo el 6 de febrero.

De acuerdo con las investigaciones, Edson era compañero de la víctima y por esa cercanía que tenía supo su posición económica y planeó el secuestro.

Para cometerlo llamó a su primo Rafael B., y a un cómplice, aún prófugo, para cometer el plagio.

La victima aceptó llevar a los secuestradores a una zona cercana a la que él se dirigía y durante el trayecto lo sometieron.

Edson los encaminó hasta la autopista Puebla-Orizaba y lo llevaron hasta Xalapa, Veracruz, en donde lo asesinaron y su cuerpo lo arrojaron en un paraje de Misantla, Veracruz.

Edson se comunicó con la familia para informar que su amigo fue víctima de secuestro y se mantuvo cerca para informar a sus cómplices sobre las decisiones que tomaban sus familiares.

Tras la investigaciones se determinó que los secuestradores desde el inició planearon asesinar a la víctima pues sabían que la víctima los conocía y podría delatarlos.