Masacró a su hermano y luego lo enterró

El cadáver de la víctima de 48 años presentaba varios impactos de bala; el responsable del hecho se entregó de manera voluntaria a la Policía Estatal.  

San Luis Potosí

Por problemas añejos entre ambos, un hombre de 60 años de edad mató a un hermano menor, al que le dio de balazos y moribundo o tal vez ya muerto lo golpeó brutalmente, después lo arrastró y lo enterró cerca de su vivienda.

Los hechos ocurrieron en el poblado El Cañón de los Álamos del ejido Los Morenos, en la sierra del municipio de San Nicolás Tolentino.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que el hallazgo ocurrió luego del reporte de otro hermano de la víctima a quien se le hizo extraño no encontrarlo en su domicilio.

José Zarate explicó a la Policía Ministerial que había ido a buscar a su hermano Cirilo Zarate Saldaña a su casa y al no hallarlo y descubrir algo extraño al interior, decidió buscar entre los alrededores y lo primero que encontró, fueron huellas de algo que había sido arrastrado.

Autoridades encontraron en la superficie el cadáver del hombre de 48 años de edad, quien tenía cuatro impactos de bala; dos en la cara lateral del tórax y dos más en el dorsal derecho pero además había sido masacrado a golpes.

Tras la investigación correspondiente se estableció la presunta responsabilidad en este hecho, del hermano mayor de la víctima, Tomás, de 60 años de edad.

De inmediato fueron en su búsqueda en su domicilio de la colonia Rivas Guillen en el municipio de Soledad, pero cuando los investigadores arribaron al sitio, éste ya se había entregado de manera voluntaria a la Policía Estatal.

En la interrogación, reveló haberle dado muerte a su hermano Cirilo a causa de viejas rencillas y recordó que hace un año también ya había intentado matarlo hiriéndolo a balazos. Esta vez se vieron y nuevamente empezaron a discutir, con el desenlace mencionado.

Utilizó un rifle sin culata calibre .22 con 16 tiros, de los cuales no supo cuántos disparó. "Ya estaba tirado y le di de golpes en la cabeza y varias partes del cuerpo hasta que vi que ya no se movía", relató, mencionando que luego con una cuerda de ixtle lo ató y lo arrastró entre el monte, donde lo dejó enterrado casi superficialmente dentro de los límites del cañón de Los Álamos. Se regresó a su casa pero horas después se dio cuenta de lo que había hecho y se entregó a la justicia.