Saldo rojo en Tlaxcala deja dos suicidios y un ejecutado

Los dos primeros eran originarios de Ixtacuixtla, mientras que el ejecutado estaba en terrenos de cultivo de Sanctorum.

Tlaxcala

En menos de 24 horas se registran tres hechos lamentables en Tlaxcala, derivado de la perdida humana de tres personas. En el primer caso, una mujer decide quitarse la vida por aparentes celos; en el segundo, un hombre fue hallado muerto y con disparos de arma de fuego y en el tercer hecho un hombre se suicidó al parecer por problemas económicos.

En el primer caso, un reporte al Servicio de Emergencias 066 hizo del conocimiento que el cuerpo de una mujer se encontraba inmóvil en medio de un charco de sangre sobre el adocreto del arroyo vehicular que conforma la calle Benito Juárez en San Antonio Atotonilco, comunidad del municipio de Ixtacuixtla.

Esto obligó a que socorristas y elementos policiacos de la comuna se trasladarán al lugar y corroboraran la presencia del cuerpo de una mujer, quienes al brindarle los primeros auxilios para intentar reanimarla, desafortunadamente ya no mostraba señales de vida.

Datos de la policía local precisan que tal vez la mujer habría saltado al vacío desde una altura considerable, lo que irremediablemente le arranco la vida. De inmediato la zona fue acordonada por los efectivos donde procedieron a notificar a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) lo anterior.

Trascendió que la occisa habría perecido por traumatismo cráneo encefálico severo, debido al fuerte caída que protagonizó desde el segundo nivel de la casa de sus progenitores, quien en vida respondía al nombre de Patricia Lozano Rodríguez, de 35 años de edad.

Versiones de algunos de sus familiares indica que la noche anterior llegó al domicilio callada y pensativa, y durante los primeros rayos del sol decidió quitarse la vida, ante un cuadro de depresión que se derivó al parecer de celos.

Por otra parte, fuentes de la PGJE señalan que este día ocurrió el hallazgo del cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino en terrenos de labor del municipio de Sanctorum, quien se encontraba maniatado con cinta canela con visibles signos de violencia y un disparo de arma de fuego.

Cabe señalar que este jueves cerca de las 10:00 horas, se recibió llamada telefónica anónima a la Dirección de Seguridad Pública (DSP) de Sanctorum, que hacía de conocimiento de este cuerpo dentro de un terreno de labor.

Por ello, se informó a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para que dieran fe de lo anterior y con ello, se realizaran las primeras indagatorias a fin de determinar las causas de la muerte de esta persona.

El otro suicidio

En las primeras horas de este jueves, se recibió el reporte al Servicio de Emergencias 066 que informaba la presencia del cuerpo de un hombre en medio de un charco de sangre al interior de su domicilio, ubicado en una comunidad del municipio de Ixtacuixtla.

Al llegar, a la privada sin nombre y sin número, en la comunidad de Santa Rosa de Lima, en el municipio de Ixtacuixtla, los elementos municipales que acudieron abordo de las patrullas 02, 03, 2155, en respuesta al reporte recibido.

Ahí, confirmaron que Raúl Hernández Díaz, de 34 años de edad, efectivamente se encontraba tirado en el suelo en su cuarto al interior de su vivienda, al lado del arma homicida, que se supo era un revólver calibre 38.

En el lugar se encontraba en medio de abundante llanto su hermana, identificada como Martha Hernández Díaz, quien refirió que su hermano atravesaba por una fuerte depresión debido a que enfrentaba fuertes problemas económicos.