Detienen recorrido de ciclistas por supuesto robo

Una mujer llegó con la policía de Torreón hasta donde estaba el grupo de 'Ruedas del Desierto', argumentando que una de sus integrantes tenía su bici, pero no pudo comprobarlo.
El recorrido del colectivo se detuvo por 90 minutos y calificaron el acto policíaco como una arbitriaredad.
El recorrido del colectivo se detuvo por 90 minutos y calificaron el acto policíaco como una arbitriaredad. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Ante el señalamiento directo de una mujer que aseguró a personal de Seguridad Pública que su bicicleta, robada hace tres meses, se encontraba en poder de una mujer e integrante del Grupo Ruedas del Desierto, fue interceptada en calle Blanco y avenida Abasolo.

Sus compañeros en solidaridad evitaron su detención y cerraron el tráfico en un lapso aproximado de noventa minutos, para finalmente retirarse todos en presencia de los uniformados y ante el enojo de quien dijo ser propietario.

Sus compañeros en solidaridad evitaron su detención y cerraron el tráfico en un lapso aproximado de noventa minutos.

Francisco Valdés Perezgasga, miembro del grupo de ciclistas e integrante de la Comisión de Seguridad Pública en el ayuntamiento, calificó el hecho del personal policiaco como una arbitrariedad, argumentando que por el hecho de un señalamiento y sin fundamento o documento que acredite la propiedad no era la manera de actuar.

Añadió que fue a la altura del bosque Venustiano Carranza, donde una mujer trató de embestir al grupo bajo el argumento de que una integrante tenía su bicicleta.

Le contestaron que arreglarían el problema en la parte final que tenían contemplada y que sería en Parque Los Fundadores, por lo que continuaron en su camino.

En ese momento Aleli Portillo solicitó apoyo a personal de la dependencia policiaca, que les dio alcance y con cuatro unidades les cerraron el paso, para dirigirse con Irma López Rangel.

En todo momento dijo ser la dueña de la unidad, lo que fue avalado por sus compañeros que indicaron se la conocían desde hace dos años y a la primera se la robaron hace tres meses en Paseo Colón.

La insistencia de quien en su momento interpuso denuncia ante el agente investigador del Ministerio Público, obligó a los uniformados a tratar de detenerla y presentarla ante los Juzgados de Tribunales Administrativos para que deslindaran responsabilidad.

Pero el grupo se opuso en todo momento y bajo la consigna de que los uniformados actuaban sin razón y fundamento, decidieron cerrar la circulación hasta en tanto no mostraran la querella correspondiente, pero nunca regresó la quejosa y optaron por retirarse.