Doce iglesias de Durango han sufrido robos

El Arzobispo José Antonio Fernández Hurtado, manifestó que son hechos-efectos que tienen que atacar las causas y trabajar en familia, dijo debe haber más vigilancia en los templos.
José Antonio Fernández Hurtado, nuevo Arzobispo de Durango.
José Antonio Fernández Hurtado, Arzobispo de Durango. (Silvia Ayala )

Durango, Durango

Las iglesias de la Arquidiócesis de Durango, en lo que va del año han sufrido alrededor de diez a doce robos, una situación que además de sorprender a una sociedad que pensaba que los templos eran sagrados e intocables, también exige a las autoridades mayor atención.

“Los hechos de la violencia que se registran en cualquier punto del país, son reflejo de la descomposición social que existe, cuando el tejido está roto la Iglesia siempre tiene una palabra de esperanza”.

Así respondió el Arzobispo de Durango José Antonio Fernández Hurtado al ser cuestionado sobre los ataques que incluso algunas iglesias han sufrido con robos, grafiti o daños diversos.

Se refirieron al grafiti que algunos templos también presentan, sobre todo en aquellas iglesias que se ubican en zonas o colonias “conflictivas”.

“Son hechos-efectos, pero tenemos que atacar las causas y es trabajar por la familia, la educación, los valores humanos y cristianos”.

Monseñor Fernández Hurtado mencionó que la preocupación es manifiesta por los propios sacerdotes que le han mencionado la inseguridad, pero que ha pedido a las autoridades estén atentas porque es su responsabilidad.

“Ciertamente debe haber en los templos más vigilancia, más cuidado, pero a las autoridades les corresponde la seguridad de los bienes, por un lado, los sacerdotes poner de nuestra parte para que si en un puerta no hay chapa ponerla, necesitamos más seguridad, pero a las autoridades les corresponde poner atención a esto”, dijo.

Cuestionado sobre cuántos robos tienen documentados o denunciados, el vocero de la Arquidiócesis duranguense Víctor Solís, señaló que no tienen un número exacto, pero reconoció que sí son varios los atracos que han sufrido algunos templos.

“Quizá estemos hablando de entre 10 y doce robos contra la Arquidiócesis en el año”, apuntó.

De igual forma se refirieron al grafiti que algunos templos también presentan, sobre todo en aquellas iglesias que se ubican en zonas o colonias “conflictivas”, renglón donde señalaron que en lo que respecta al Santuario de Guadalupe no es afectado.

“Esto es por amor, por seguridad, por rescatar los valores y eso es lo que queremos lograr en el Santuario que sea un espacio donde se pueda estar con tranquilidad, respirar aire puro, transparente”, señaló el responsable del Templo, Refugio López Muñoz.