Rinden honores a oficial asesinado en Tlajomulco

Pedro Morales Hernández tenía cinco años en la corporación municipal y había aprobado satisfactoriamente sus exámenes de control y confianza.
Pedro Morales Hernández perdió la vida en el cumplimiento de su deber.
Pedro Morales Hernández perdió la vida en el cumplimiento de su deber. (Jorge Martínez)

Guadalajara

Justo en el momento en que Pedro Morales Hernández, policía de Tlajomulco, recibía cuatro tiros mortales el pasado 31 de diciembre, su hijo Pedro Giovanni celebraba su cumpleaños.

El adolescente aseguró que ese será el día más triste de su vida, pues mientras él estaba en compañía de su madre María del Rayo Ramos y su hermana Paola Kareli partiendo un pastel, su padre estaba siendo despojado de su arma de cargo por dos sujetos que sin piedad le dispararon a él y a su compañero.

Durante la ceremonia fúnebre que se llevó a cabo ayer en las instalaciones de la Comisaría de Seguridad Pública de Tlajomulco, el menor no dejó de observar ni un momento el cajón en el que se hallaba el cuerpo de su padre, su pierna derecha temblaba mientras escuchaba al sacerdote Gustavo Borunda destacar el honor con el que falleció Morales Hernández.

“Para un policía honrado y bueno como Pedro Morales, dar la vida por las demás personas es todo un honor, es algo similar a los sacerdotes que mueren predicando la palabra de Dios”, aseguró el ministro religioso.

Desde hace cinco años Morales Hernández ingresó a la corporación y había cumplido satisfactoriamente con sus exámenes de control y confianza, además de que tenía un expediente limpio, pues nunca se recibió una queja de su trabajo, incluso es recordado por sus compañeros como un elemento ejemplar.

La familia del oficial pidió a las autoridades encargadas del caso que la muerte del oficial no quede impune y los responsables sean castigados de manera ejemplar.

Por su parte, Adán Domínguez, titular de la corporación, aseguró que tanto Morales Hernández como su compañero –quien resultó herido de gravedad en el tiroteo– actuaron bajo los protocolos de seguridad y lamentablemente se vieron superados por otros hombres que acudieron a ayudar a los dos sujetos a los que revisaban.

“Ya realizadas las primeras diligencias administrativas sobre la investigación del hecho nos marca que no existe una violación del protocolo como tal […] Los compañeros realizaron las revisión de dos sujetos con todas las medidas de seguridad y protocolos correspondientes, aparentemente estos sujetos iban acompañados por otros hombres y repentinamente fueron atacados”, explicó el comisario municipal.

La agresión contra los oficiales

Los policías Pedro Morales Hernández y Rigoberto Hernández Ortega hacían un recorrido de vigilancia por el cruce de 1 de Mayo y Adolf B. Horn

Los oficiales detectaron a dos sujetos sospechosos en un mototaxi, por lo que se les marcó el alto para hacerles una revisión precautoria

Morales Hernández fue despojado de su arma por uno de los sujetos, quien le disparó en cuatro ocasiones, una de ellas asestándole un tiro en el cráneo

Hernández Ortega también resultó gravemente herido, pero su condición fue reportada como fuera de peligro