Retienen a un niño armado

Lejos de asustarse por la presencia de la policía, el pequeño de 11 años encaró a los oficiales y reconoció haberle disparado a otro joven, además de vender droga.
El menor quedó a disposición de las autoridades competentes.
El menor quedó a disposición de las autoridades competentes. (Cortesía Policía de Tonalá)

Guadalajara

Luis, un niño de 11 años, fue retenido por elementos de la policía de Tonalá, luego de que le dispara a otro joven, bajo el argumento de que estaba “harto” de ser maltratado física y psicológicamente cuando se juntaba con sus amigos en la colonia Los Positos.

Pero lejos de asustarse con la presencia de las autoridades, el pequeño encaró a los oficiales y a la trabajadora social a quienes insultó y todo el tiempo mantuvo una actitud altanera que lo llevó a reconocer que le disparó en la pierna al adolescente que lo señalaba, incluso, Luis aseguró que se había desecho de la pistola para evitar que la policía la encontrara entre sus pertenencias, pues no era “tonto” y la había arrojado a un arroyo aledaño.

El pequeño agregó que el arma era de su padre, quien tiempo atrás se había quitado la vida y que no tenía miedo a cualquier castigo de parte de la autoridad, además de que consumía con regularidad mariguana que él mismo distribuía desde hace unos días y que su víctima era uno de sus clientes de quien dijo “no era hombre”, pues lo había delatado ante la policía, pero ratificó una vez más que no temía por las consecuencias de sus actos.

El menor quedó a disposición de las autoridades correspondientes para que se haga la investigación pertinente y se determine el tratamiento que reciba.

De acuerdo con el artículo 2 de la Ley de Justicia Integral para Adolescentes, los menores de entre 12 años cumplidos y 18 años, se les denomina adolescentes y se les puede atribuir la realización de una conducta tipificada como delito en las leyes estatales.