Rescatan a presidente de comunidad retenido por habitantes de Contla

Habitantes le exigen transparencia en el manejo de recursos públicos
La policía estatal detuvo al menos ocho habitantes de Contla por retener a presidente de comunidad.
La policía estatal detuvo al menos ocho habitantes de Contla por retener a presidente de comunidad. (Javier Conde)

Tlaxcala

Este lunes, elementos de la fuerza pública rescataron a José Reyes Flores, presidente de comunidad de San Felipe Cuautenco, perteneciente al municipio de Contla quien estuvo retenido por más de 16 horas por habitantes quienes exigen rendición de cuentas.

Además, la policía estatal detuvo a ocho personas quienes son señalados por el funcionario estatal de haberlo privado de su libertad desde este domingo, por lo que fueron ingresados a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Y es que este domingo, al llevarse a cabo una reunión con pobladores, José Reyes Flores, actual presidente de comunidad, no pudo dar certeza a la información en cuanto a una obra que supuestamente ya está conclusa o está por concluirse.

Lo anterior, causó la irritación de los colonos quienes decidieron retenerlo en las instalaciones de la presidencia de comunidad, por lo que el gobierno del estado, promovió el diálogo con los pobladores quienes se cerraron en todo momento al diálogo.

Fue cerca de las 11:40 horas, de este lunes cuando elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), llegaron a dicho lugar para liberar a dicho funcionario municipal quien denunció que fue privado de su libertad por algunos pobladores.

Incluso, trascendió que algunos de los quejosos tenían en el interior de la presidencia de comunidad bebidas alcohólicas, lo que motivó a que los policías estatales, los detuvieran sin que pusieran mayor resistencia.

Al lugar de los hechos llegó la procuradora General de Justicia, Alicia Fragoso Sánchez y el secretario de Seguridad Pública, Orlando May Zaragoza, con el objeto de atestiguar la liberación del presidente de comunidad quien advirtió que presentaría denuncia penal.

Más tarde, unas 200 personas se apostaron frente a Palacio de Gobierno para exigir la liberación de sus compañeros detenidos, pues aseguraron que la policía cometió un exceso al incomunicarlos.